aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Guillermo Sheridan

Sentido adiós al Partido del Trabajo

Guillermo Sheridan (1950) es investigador en la UNAM y periodista. Ha publicado varios libros académicos sobre la cultura mexicana moderna, en ...

Más de Guillermo Sheridan



ARTÍCULOS ANTERIORES


Ver más artículos

16 de junio de 2015

Aún existe en la Internet la página del Partido del Trabajo (PT), cuyo registro fue dado de baja al no alcanzar el 3% de la votación que exije la ley. Esta página se encuentra aquí: http://www.partidodeltrabajo.org.mx/2011/pt.html

Por definición se diría que una página de Internet no puede ser una ruina, y sin embargo, la página del PT ya lo es: entre sus byts y sus megas, sus gogs y magogs, ondulan inauditas telarañas digitales y todo está ya cubierto por una decidida polvareda cibernética. La visito con ánimo arqueológico, antes de que alguien pinche la tristemente célebre tecla delete, o se muera de muerte natural o se mude a Corea del Norte.

Para empezar hay un botón que se llama “¿Qué es el PT?” que responde: “el PT es un partido político de carácter nacional del pueblo y para el pueblo. Es democrático, popular, independiente y antiimperialista”.

Luego vienen bastantes estatutos. Por ejemplo: “Habrá tolerancia recíproca para que puedan sostenerse posiciones diferentes”, que me parece muy bien, lo mismo que “Se respetará a las minorías porque la historia demuestra que ellas pueden tener la razón.”

Luego vienen los principios: “El Trabajo es tan importante que es la condición básica y fundamental de la vida humana, es la fuente de los bienes y servicios que satisfacen nuestras necesidades. Además el Trabajo produce obras artísticas y científicas. Es el Trabajo el que ha permitido crear civilizaciones enteras.” Pero como en México prevalece la “modalidad de acumulación capitalista” hay “una seria limitación para transitar a una democracia participativa directa, porque el poder del pueblo que es el fundamento de la Soberanía de la Nación es entregado al grupo hegemónico bajo el cobijo de la democracia burguesa y las instituciones que de ella emanan.”

Lo más interesante es la teoría de la “Línea de Masas”. Esta teoría es muy importante porque es la que le daba identidad política al PT: “La Línea de Masas es lo que nos ha distinguido de otras organizaciones políticas, porque nuestras organizaciones realizan prácticas de masas y establecen relaciones de masas a masas.” Es decir, que para el PT la Línea de Masas era “la línea fundamental para todo trabajo que se realice, tanto en su interior como entre las masas”. ¿Y qué se entiende por Línea de Masas? “Entendemos por Línea de Masas, el trabajar siempre conforme a las necesidades, deseos y decisiones de las masas.” ¿Y cuál es su objetivo? “Colocar a las masas y no al partido o al Estado en el puesto de mando.” ¿Y quién iba a estar encargado de colocar a las masas? Pues los líderes de las masas. ¿Y quiénes son los líderes de las masas? Los que entienden “la necesidad de integrarse plenamente a las masas, aprender de sus luchas, y de sistematizar y sintetizar sus experiencias.”

Una vez entendida la Línea de Masas, la página anota las obligaciones de los líderes de las masas: “Recibir los recursos del financiamiento público y privado para las actividades propias del Partido del Trabajo a través de los tesoreros nombrados por la Comisión Ejecutiva Nacional, para que sean depositados a nombre del Partido del Trabajo, en una institución bancaria.”

Y en otra zona viene un reglamento sobre elegir a los líderes de las masas: “Los integrantes de los órganos de Dirección son elegidos cada seis años. Quienes se distingan por su lealtad a los principios del partido, honorabilidad, competencia y méritos personales tendrán derecho a ser reelectos para otro periodo de seis años.”

Y luego viene el Himno del PT: “Venceremos, venceremos,/ mil cadenas habrá que romper,/ venceremos, venceremos,/ la miseria sabremos vencer”.

Todo esto y más se acaba con la pérdida del registro. Pobres masas. Por unos cuantos votos. No hay derecho.



Editorial EL UNIVERSAL Xenophobes have lost


PUBLICIDAD