aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Editorial EL UNIVERSAL

Blindaje al voto en los estados

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los derechos humano ...





EDITORIALES ANTERIORES

Escucha al autor

29 de mayo de 2014

En algunos estados los consejeros electorales ganan más de 150 mil pesos al mes, en otros no llegan a 30 mil. En unas entidades los consejeros son propuestos por el gobernador, en otras, por los diputados locales. En medio de ese desorden se infiltraba la discrecionalidad y la presión de todo tipo de intereses, en perjuicio de los votantes.

Esa es la razón principal por la fue aprobada la última reforma electoral, para ya no dejar en manos de poderes locales —principalmente el gobernador— la selección y el control de los consejeros que organizan las elecciones en las entidades.

Pero aun con la modificación constitucional, las injerencias indeseadas siguen presentes. Así lo advirtió ayer el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello, quien dijo que los integrantes del organismo han comenzado ya a recibir presiones de mandatarios locales para incidir en el nombramiento de consejeros de los ahora llamados Órganos Públicos Electorales Locales (OPLEs).

Son muchos los poderes, formales y fácticos, interesados en incidir en la que debería ser decisión única de los votantes. Son los gobernadores, pero también partidos políticos, empresarios e incluso criminales (como ocurrió ya en Michoacán).

Reconforta que el INE diga explícitamente que vetarán a los candidatos promovidos por los gobernadores para la designación de los nuevos consejeros electorales. Sin embargo, la promesa no basta. Como dijo Córdova también: deben existir “reglas, procedimientos y perfiles que nos blinden”, así como tranparencia en la selección de candidatos.

Ciro Murayama, consejero electoral, descartó el escenario de cuotas, es decir, el tipo de selección de candidatos que los partidos políticos han empleado recientemente para la conformación de institutos autónomos. Si lo concreta, el INE habrá ganado credibilidad.

Los criterios que hasta ahora ha dado a conocer el instituto nacional son prometedores: designaciones escalonadas de siete consejeros por cada OPLE, consulta con los organismos públicos locales y el sometimiento de todos los aspirantes a un mismo concurso.

No se trata sólo de arrebatar a los gobernadores el control de los institutos locales, sino de homologar su funcionamiento y poner el mismo criterio de calidad en todos. Es lo mínimo necesario para poner un piso parejo en beneficio de la imparcialidad en elecciones.



EDITORIAL ANTERIOR Blindaje al voto en los estados
Editorial EL UNIVERSAL Differentiated justice


PUBLICIDAD