aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Andrew Selee

Menos capos, nuevos retos

...





ARTÍCULOS ANTERIORES


30 de marzo de 2014

Joaquín El Chapo Guzmán, Nazario El Chayo Moreno, Miguel Z-40 Treviño. Ha sido un año malo para los capos del crimen organizado. Han caído tres grandes en pocos meses.

La pérdida de estos liderazgos no equivale al colapso de sus grupos. Los Zetas siguen como presencia en gran parte del país. Los Templarios siguen peleando en Michoacán. El Cártel de Sinaloa sigue siendo un grupo de alcance inmenso, aún con El Chapo detenido. Sin embargo, todos estos grupos han sufrido desgastes al interior como resultado de estas pérdidas. Los Zetas parecen ya no tener el mismo control central y son hoy más bien una confederación de grupos regionales bajo un mismo nombre; Los Templarios están contra la lona y el Cártel de Sinaloa, si bien todo sigue igual por ahora, da algunos señales de fracturas tras el arresto de lugartenientes de El Chapo y de su sucesor El Mayo Zambada, algunos de los cuales dan información a las autoridades y siembran desconfianza en el grupo.

Y los otros grupos que alguna vez reinaban en el narcotráfico, los Carteles del Golfo, de Juárez, de Tijuana y de la familia Beltrán Leyva, ya son sombras de lo que eran. Hay restos de todos estos grupos con cuotas de poder y negocios rentables, pero ya no con la fuerza ni la presencia de antes.

Es alentadora ver la disminución de estos grupos que tanto daño causaron a la sociedad, que infiltraron al Estado y que libraron batallas cruentas en Ciudad Juarez, Tijuana, Monterrey, Torreón y Culiacán, entre muchos otros lugares, en que tantas personas, la mayoría de ellos jóvenes, murieron. Pero hay razones para creer que aún si estamos ante el ocaso de los grandes grupos del crimen organizado que dominaron el escenario durante las últimas dos décadas, el futuro tiene retos no menos complicados por delante.

Primero, todo indica que la demanda de narcóticos en Estados Unidos y, en menor grado, en México seguirá siendo importante. Es cierto que ha bajado el consumo de cocaína, la droga más rentable y que alguna vez daba la mitad de las ganancias del narcotráfico en México, y probablemente seguirá ese declive, pero hay un repunte importante del uso de heroína en Estados Unidos y, en menor grado, también ha repuntado el uso de las metanfetaminas Con la creciente legalización de la mariguana, de jure y de facto, en el país vecino, la demanda está creciendo también, aunque es probable que en algún momento el precio empiece a bajar por la creciente oferta legal que genera competencia de mercado. Es probable que el narcotráfico en México se vuelva más ágil y menos visible, pero los dineros de los consumidores de las drogas seguirán circulando en el país y siempre habrá quienes se ofrecen para surtir la demanda.

Segundo, ya se está viendo que la fragmentación de grupos como Los Zetas y el Cártel de los Beltrán Leyva, también conlleva a otros tipos de violencia, como el secuestro y la extorsión, actividades que antes complementaban al narcotráfico pero ahora tiene que sustituirlo en algunos casos para la supervivencia de algunas de las redes criminales locales. Es alentador que el número de guerras grandes entre cárteles bajen, pero en su lugar quedan ajustes violentos entre grupos más chicos y menos centralizados y actividades depredadoras en el terreno local que afectan igual o más a la sociedad.

A futuro se tendrá que seguir enfocado del lado estadounidense en los mismos insumos de siempre que fomentan la violencia —demanda, dinero y armas—, aunque con las modalidades que estos tengan; mientras que en México habrá que poner más atención a la seguridad pública y el sistema judicial para hacer frente a grupos que operan más en el espacio local. Es positivo que se vaya cambiando el esquema del crimen organizado y volviéndose menos un asunto de seis o siete grupos grandes, pero los retos de lidiar con muchos grupos pequeños requerirá de otro tipo de esfuerzos. Los retos se multiplican, pero la fortaleza del enemigo, los grupos del crimen organizado, disminuye.

 

Vicepresidente Ejecutivo del Centro Woodrow Wilson



ARTÍCULO ANTERIOR Menos capos, nuevos retos
Editorial EL UNIVERSAL The middle point for Ukraine


PUBLICIDAD