aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Margarita Luna Ramos

La mujer en la Suprema Corte

...





ARTÍCULOS ANTERIORES


11 de marzo de 2014

En los albores de la humanidad, las diferencias biológicas entre hombre y mujer les propiciaron roles totalmente distintos.

La fuerza física del hombre resultó ser más apropiada para procurar el sustento familiar. La constitución física de la mujer, considerada más débil, encontró desempeño en las labores del hogar, dependiente siempre del varón. El derecho de Normandía decía: “La mujer debe obediencia a su marido en muchas cosas, en la mayoría de las cosas y en cada cosa”.

Todavía a finales del siglo XIX, se pensaba que las mujeres profesionistas tendían a masculinizarse.

Largo ha sido el proceso de aceptación de la mujer en las actividades políticas, económicas y sociales. Dos actitudes han sido determinantes para el cambio: la decisión de algunos gobernantes y la valentía de nuestras antecesoras, de las mujeres precursoras que se atrevieron a enfrentar por primera vez, actividades entonces exclusivas de varones, que desafiaron las rígidas estructuras sociales de su tiempo y las vencieron demostrando la existencia de igualdad intelectual.

Hoy, quiero rendir homenaje a esas mujeres que en la Suprema Corte de Justicia, con talento y determinación, abrieron brecha para las que venimos detrás:

Cristina Salmorán de Tamayo, primera mujer designada ministra de la Corte, en 1961, destacada jurista en materia laboral, fue presidenta de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje. Su nombramiento implicó un cambio radical, en un espacio nunca antes profanado por una mujer, lo que no fue fácil de aceptar e incluso propició algunas bromas, reflejo del pensamiento de la época, como que ya no sería Suprema Corte de Justicia, sino de Corte y Confección.

Livier Ayala Manzo, (1975), de reconocida carrera judicial. Su estancia, lamentablemente, fue breve, pues muere al año siguiente.

Gloria León Orantes, (1976), chiapaneca, con larga y meritoria carrera judicial en el fuero común. Mujer dedicada por entero a su trabajo, fallece en el cumplimiento de éste, en las propias instalaciones de la Corte.

Entre los años 1983 a 1988, el entonces presidente Miguel de la Madrid designa el mayor número de mujeres para integrar el Máximo Tribunal: Fausta Moreno Flores de Corona, con impecable y destacada carrera judicial; Martha Chávez Padrón, primera doctora en Derecho y reconocida jurista en materia agraria; Victoria Adato Green, notable académica de la UNAM, y primera mujer procuradora del Distrito Federal; Irma Cue Sarquis, de amplia trayectoria en el sector público, secretaria general del PRI; y, Clementina Gil de Lester, antes presidenta del Tribunal Superior de Justicia del DF.

En 1994 se modificó la estructura de la Corte y fue designada Olga Sánchez Cordero, primera mujer Notaria Pública en el DF y única mujer integrante del Pleno de la Corte hasta 2004.

No puedo soslayar a las primeras Juezas y Magistradas Federales: Luz Ma. Perdomo, Gema de la Llata, Alfonsina Navarro, Gilda Rincón, Carmen Pérez H., Ma. Antonieta Azuela y Yolanda Mújica, entre otras.

Mujeres que han concatenado exitosamente su vida personal y familiar con su desarrollo profesional. Que distinguen perfectamente: que la valentía no riñe con la ternura, que la femineidad no es sinónimo de debilidad, que la firmeza no es equiparable a la masculinidad, que el estudio, la dedicación y el esfuerzo en las tareas cotidianas, son las únicas cualidades que nos brindan la igualdad de oportunidades. Sin olvidar el hermoso papel que, al propio tiempo, representa el ser esposa, madre, hermana, hija, amiga, compañera del hombre, en la cotidiana aventura humana que envuelve a ambos, en la búsqueda tenaz de un destino amable.

Mujeres mexicanas, realizadas en una de las tareas más hermosas y constructivas a las que puede aspirar el ser humano: la función de impartir justicia.

 

Ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación



ARTÍCULO ANTERIOR La mujer en la Suprema Corte
Editorial EL UNIVERSAL The battered 12 train


PUBLICIDAD