aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Alejandro Encinas Rodríguez

Unidad contra la privatización

Es economista egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. En su actividad profesional se ha desempeñado como asesor de la Comisi ...

Más de Alejandro Encinas Rodríguez



ARTÍCULOS ANTERIORES


Ver todos sus artículos

10 de septiembre de 2013

Estamos viviendo un momento de definiciones fundamentales para el país. Las reformas promovidas por Enrique Peña Nieto en materia educativa y energética han creado un clima de tensión política y una crispación social alentada por los medios de comunicación que, pese el anuncio de que no habrá incremento en el IVA ni se generalizará a alimentos y medicinas, mantiene abiertos crecientes focos de conflicto.

Como lo advertí desde el Senado de la República, la aprobación de la Ley del Servicio Profesional Docente, lejos de acabar con el conflicto lo iba a escalar, como lo hemos podido constatar en la última semana en la mayor parte de las entidades del país, a la que ha abonado la actitud altanera y de menosprecio del secretario de Educación Pública, para quien los maestros son una minoría disidente que representa apenas al 10% del magisterio nacional, a los que no tiene por qué atender pues solo está obligado a mantener relaciones con el sindicato oficial, es decir a la herencia corporativa del “elbismo”, a la que mantiene sumisa gracias al expediente que de cada uno de sus dirigentes mantiene sobre el escritorio.

A este contexto se suma la inconformidad contra las reformas constitucionales con las que el gobierno de Peña Nieto pretende privatizar la renta petrolera nacional y que ha motivado que diversas personalidades, partidos políticos y organizaciones sociales convoquen a distintas manifestaciones públicas a sus militantes y seguidores. Movilizaciones que coinciden en una causa común pero que se mantienen inconexas.

He tenido la oportunidad de participar en diversos foros y manifestaciones públicas en contra de esta pretensión. Lo mismo en la presentación de la propuesta del PRD para rescatar a Pemex sin privatizarlo en el Monumento a la Revolución; que en la marcha convocada por el SME y diversas organizaciones sociales, intelectuales y artistas, del Ángel de la Independencia al Zócalo; en la concentración de Morena en avenida Juárez y en diversas conferencias y mesas redondas en el Senado, el Estado de México y en otras entidades del país. En éstas, al igual que sucede en las redes sociales, he escuchado recurrentemente el reclamo de muchos ciudadanos que exigen sumar esfuerzos y que Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador se unan junto con muchas otras personalidades, organizaciones y ciudadanos en un amplio frente que sacuda las conciencias, un Frente Nacional contra la Privatización de Petróleos Mexicanos, ya que consideran que ésta es la única forma de frenar el intento gubernamental de trasladar un bien de la Nación a una cuantas manos.

Por supuesto no ha faltado quien cuestione mi presencia y la de otros legisladores que podemos mostrarnos en cualquiera de estos espacios. Se trata de quienes no entienden la importancia de construir un punto de encuentro en torno a esta lucha más allá de las diferencias que efectivamente existen, y que la burocracia perredista y su inserción en el Pacto por México han ahondado.

Como también me han dicho de distintas maneras: si estamos en contra de la privatización del petróleo no podemos pensar en privatizar su defensa. Convoquemos a través de las redes sociales y de los medios a nuestro alcance a Cuauhtémoc Cárdenas, a López Obrador y a much@s ciudadan@s más a no dilatar la convergencia en esta causa.

 

Senador de la República



ARTÍCULO ANTERIOR Unidad contra la privatización
Editorial EL UNIVERSAL Cerrar vías a la corrupción


PUBLICIDAD