aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




John Bailey

¿Y después de la detención?

Dirige el Proyecto México en la Escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown. De 1980 a 1990 fue director del seminario sobre ...





ARTÍCULOS ANTERIORES

23 de julio de 2013

La captura de Miguel Ángel Treviño Morales, líder de Los Zetas, en la madrugada del 15 de julio, es un gran logro. Sinceras felicitaciones a la Armada de México y a los demás organismos que participaron en la captura. Es un paso más en la estrategia a largo plazo del gobierno mexicano para decapitar y pulverizar las principales organizaciones de tráfico y para aprovechar el "efecto globo", es decir, para conducir el tráfico fuera de México. No es una buena noticia, sin embargo, para los países del Caribe y América Central, los cuales verán el efecto globo trabajar cada vez más en contra de ellos.

Algunos podrían minimizar la importancia de la captura del Z-40. Puede ser que nos recuerden que los grupos criminales van a evolucionar y recomponer en nuevas formas y estrategias. También es posible que la competencia entre los lugartenientes para reemplazar Trevino cree más violencia.

La capacidad de recuperación y el dinamismo de las organizaciones criminales es objeto de una nueva monografía editada por Juan Carlos Garzón Vergara y Eric Olson, La diáspora criminal: la difusión transnacional del crimen organizado y cómo contener su expansión, publicado este mes por el Woodrow Wilson Center en Washington, DC, y está disponible en línea. Los estudios de caso de Colombia, Brasil y México analizan las formas en que las organizaciones criminales evolucionan y mutan tanto dentro de los países como a nivel transnacional. Una pregunta, siguiendo lo expuesto en el libro, es si la captura del Z-40 generará una diáspora criminal de mandos y cabecillas que irán en búsqueda de refugios más seguros, por ejemplo en los países de Centroamérica. Esto fue lo que pasó en Colombia cuando las autoridades fueron tras los jefes de manera intensa.

El estudio también sugiere una serie de recomendaciones. Una de ellas se ajusta precisamente al caso de la captura del Z-40. Garzón Vergara llama a esto "desarrollar operaciones transnacionales ‘todo incluido'". Argumenta que "el objetivo de las operaciones no sólo debe ser la captura y extradición de las cabezas de las organizaciones criminales, sino también debe tener como meta el desmantelamiento de la red criminal. Esto incluye funcionarios públicos corruptos, empresarios, políticos y miembros de la red de apoyo, ligados a la expansión de las organizaciones criminales. Bajo esta perspectiva, la contención de la difusión del crimen requiere superar la perspectiva enfocada en la captura de los criminales mas visibles, la cual debe ser complementada por procesos de depuracion institucional, de esclarecimiento de responsabilidades, así como de sanciones para las personas involucradas en el lavado de activos.".

Si la captura del Z-40 no significa el final de Los Zetas sí ofrece una extraordinaria oportunidad para la cooperación transnacional para exponer las redes de corrupción que protegían a una organización criminal y facilitaron sus operaciones. Estas redes de corrupción se extienden mucho más allá de los círculos inmediatos de la policía o de los gobiernos locales. Llegan al "mundo superior" de los negocios, las finanzas y las fronteras.

Con respecto al blanqueo de dinero, por ejemplo, las organizaciones de tráfico pueden usar una gran variedad de canales más allá de los bancos y las casas de cambio. The Economist (julio 13-19) acaba de publicar un "manual del usuario" para el uso de los clubes profesionales de fútbol para lavar dinero. El artículo proporciona consejos prácticos. Por ejemplo, al exagerar la asistencia en los partidos un propietario puede lavar dinero sucio. Esta táctica funciona mejor si usted es dueño de un club de clase media, cuyos juegos no venden por completo todos los asientos. El dinero también puede ser lavado a través de la compra-venta de contratos de jugadores. En suma, será fascinante explorar la caja de herramientas del blanqueo de dinero del Z-40.

Las redes de corrupción también alcanzan el cruce de fronteras. Sabemos desde hace muchos años que la corrupción dentro de Estados Unidos es un factor de tráfico de drogas. Pero no tenemos una idea clara acerca de cómo funciona la corrupción y qué tan lehos llega al mundo superior de negocios de EU, las finanzas y el gobierno.

Esa captura del Z-40 deberá ser el punto de inicio de la cooperación transnacional para exponer y desmantelar las redes de corrupción que hacen posible el tráfico.

Director del Proyecto México en la U. de Georgetown



ARTÍCULO ANTERIOR ¿Y después de la detención?
Editorial EL UNIVERSAL Vigilancia binacional


PUBLICIDAD