aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Nouhad Mahmoud

La visita de John Kerry a Moscú

...





ARTÍCULOS ANTERIORES

16 de mayo de 2013

nouhad47@yahoo.com

El pasado martes 7 de mayo, el secretario estadounidense de Estado, John Kerry, estuvo en Moscú para hablar con los líderes rusos sobre la situación en Siria y preparar la próxima reunión entre el presidente Barack Obama y su par ruso, Vladimir Putin, a mediados de junio. Ambas partes buscan logros concretos para presentar al mundo con respecto al dilema sirio.

Anunciaron su acuerdo para una solución política al conflicto y exhortaron, tanto al gobierno sirio como a los grupos opositores a reunirse a finales de mayo en Ginebra y encontrar una solución pacífica a la sangrienta crisis a través del diálogo y un plan concreto para implementar las decisiones tomadas en junio 2012 en Ginebra para este propósito.

Lakhdar Ibrahimi, el enviado especia árabe-internacional en Siria, expresó su optimismo, después de haber estado a punto de renunciar a su misión: “Es un primer paso importante, pero aún es el primero…”

La Coalición Nacional Siria, que representa a los grupos de oposición, agradeció todos los esfuerzos internacionales para solucionar el conflicto en Siria, pero mencionó que todas las iniciativas previas, regionales e internacionales fueron abortadas por el régimen, reiterando su condición para cualquier solución política: la partida primero del presidente Bashar al-Assad... un rechazo implícito a la nueva invitación.

La Unión Europea expresó su apoyo a la iniciativa ruso-estadounidense y repitió su creencia en una solución pacífica para poner fin al conflicto.

La visita del primer ministro británico, David Cameron, a Suchi en Rusia, el viernes 10, tuvo por objetivo la discusión del conflicto sirio con el presidente Putin, ante las crecientes indicaciones del uso de armas químicas por el ejército sirio.

Los nuevos avances diplomáticos vienen después de las recientes masacres en la ciudad costera de Banias y los pueblos vecinos. El canciller turco, Ahmed Daoud Uglu comentó: “El presidente Assad está implementando su Plan B, el cual consiste en una limpieza sectaria en algunas regiones, que amenaza con inflamar algunas reacciones sunitas en Líbano”.

La nueva iniciativa, incluyendo una nueva conferencia en Ginebra, debe apuntar a la creación de un nuevo gobierno, un cese el fuego y el destino del presidente Al-Assad. ¿Cuándo se supone que él se irá? ¿Al principio del proceso, durante o después?... Este siempre ha sido el gran cuestionamiento y el punto de desacuerdo y de interpretaciones conflictivas.

Hace unas semanas, Kerry estaba hablando de la importancia del cambio de cálculo de Al-Assad… Después de Moscú, pareciera que es en Washington donde se están haciendo los cambios de cálculo.

Varios observadores en la región piensan que toda la propuesta está basada en ilusiones y pensamientos idealistas… No contiene una consideración seria al dinamismo político, confesional y violento del conflicto en esta etapa. Además, Al-Assad no va a participar en ningún proceso que tenga como objetivo final su renuncia y la derrota de su comunidad.

La influencia de Moscú sobre Al-Assad es limitada y los diplomáticos rusos han reconocido esto anteriormente en varias ocasiones… La influencia estadounidense en los grupos de oposición, que alcanzan ya a mil hasta el momento, tiene su límite debido a la diversidad en su afiliación y objetivos políticos.

Irán es más importante para la supervivencia del régimen sirio que Rusia. El líder iraní, Ali Jamenei, considera a Al-Assad como una línea roja para su país. El líder del Hezbolá, Hassan Nasralá, anunció la semana pasada que Siria tiene amigos que no permitirán su caída.

El ataque aéreo israelí a las bases militares sirias se sumó a las complicaciones de la situación.

La paz no vendrá a Siria pronto, una partición de facto del territorio y largas guerras en el país es el sombrío panorama del momento.

 

* El autor fue embajador de Líbano en México entre 1999 y 2011



Editorial EL UNIVERSAL A controlar los casinos


PUBLICIDAD