aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Antonio Martínez Velázquez

TPP: Todos Podemos Perder



ARTÍCULOS ANTERIORES


Ver todos sus artículos
16 de mayo de 2013

cartera@eluniversal.com.mx

En un análisis sucinto de los problemas de la democracia en Estados Unidos, Stiglitz afirmó que la “democracia norteamericana está siendo amenazada por la presión de las empresas sobre las políticas económicas y hay menos interés por las personas a participar en la política”, en consecuencia urgió a la sociedad civil a protestar en contra del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés) porque las “las negociaciones se llevan a cabo a puerta cerrada y los intereses empresariales son los únicos en la mesa”.

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) es un acuerdo de libre comercio en negociaciones desde el 2008 entre países de la región Asia Pacífico, que incluye a Estados Unidos, México, Chile, Perú, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Japón, Brunei, Malasia, Singapur y Vietnam. Su contenido es secreto pero se sabe que el acuerdo abarca capítulos sobre inversiones, propiedad intelectual, comercio electrónico, telecomunicaciones, entre otros. En el 2011, se filtró al público el texto del capítulo de propiedad intelectual propuesto por Estados Unidos y ha sido materia de polémica desde entonces.

El TPP ha sido controvertido desde que se conoce parte de su contenido, la polémica tiene dos vertientes, una de forma y una de fondo. La primera radica en cómo se ha negociado; es decir, en secreto y de espaldas a todos los actores interesados, como sucedió en el caso del Acuerdo Comercial Anti Falsificación (ACTA), el TPP una vez más es negociado fuera de las instancias internacionales (OMC u OMPI), por representantes no electos y con las puertas abiertas a las empresas defensoras del maximalismo en propiedad intelectual pero cerradas a las voces de la sociedad civil. En la última edición de Foreign Affairs Latinoamérica, la académica Carolina Botero se refiere a los problemas de forma como “una táctica que se conoce como “lavado de políticas”, pues, como en el caso del “lavado de activos”, el fin es ocultar la fuente para hacer lo que no se puede hacer por medios legítimos”.

La opacidad y falta de democracia en las formas, tiene una contraparte igual de escandalosa en el fondo. La organización Electronic Frontier Foundation señala algunas consecuencias en el entorno digital como la responsabilidad de intermediarios por lo que hacen los usuarios de redes o foros en Internet, el aumento de las condiciones a las restricciones de uso de obra protegida (incluso si es con fines legales) y el aumento de costo en los servicios de Internet. Por su parte Médicos sin Fronteras sugiere que las medidas harían extremadamente difícil la entrada de competidores genéricos al mercado, manteniendo los precios a niveles prohibitivos, con consecuencias devastadoras para la salud pública.

México se integró —casi a la fuerza— a las negociaciones del TPP en el 2012 pese a que los beneficios económicos no son del todo claros o poniéndolo de otro modo, no sabemos para quién son estos beneficios, lo anterior puso en alerta al Senado, que tras lo sucedido con ACTA, hoy actúo más activamente y a la negociación en Lima, Perú (entre el 15 y 24 de mayo) ha enviado una comisión de cinco senadores para vigilar el proceso.

Las advertencias de Stiglitz contrapuestas con la “nueva moda” para hacer tratados nos colocan frente a un cambio de paradigma en el desarrollo de las políticas económicas globales obligándonos a repensar temas como la propiedad intelectual, el libre comercio, la globalización y la democracia en un mundo de individuos conectados. Quizá la Red Peruana por una Globalización con Equidad acierta al renombrar al TPP como: Todos Podemos Perder.

 

* Programa de Propiedad Intelectual y Libertad de Expresión para ARTICLE 19 México y Centroamérica



ARTÍCULO ANTERIOR TPP: Todos Podemos Perder
Editorial EL UNIVERSAL A controlar los casinos


PUBLICIDAD