aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Manuel J. Clouthier

Corea del Norte

...





ARTÍCULOS ANTERIORES

12 de abril de 2013

De manera reciente nos encontramos los habitantes de la Tierra con la amenaza de Corea del Norte que al desafiar a Corea del Sur y a los Estados Unidos pone a temblar al mundo entero ante la posibilidad de una tercera guerra mundial. Pero realmente ¿qué pasa con Corea del Norte y por qué es esta una amenaza mundial? Para entender es necesario revisar un poco de historia. Después de la rendición de Japón, en agosto de 1945, en el ocaso de la Segunda Guerra Mundial, el presidente estadounidense Harry Truman, ante el temor de que los soviéticos ocuparán la totalidad de la península coreana, que tenía un valor estratégico militar para Estados Unidos, ordenó a su ejército dividir Corea en dos, estableciendo en el Paralelo 38 la línea divisoria, y se repartieron la península.

Así, Corea del Norte quedó bajo el dominio comunista de la Unión Soviética, y Corea del Sur con regímenes dictatoriales auspiciados por Washington; formámdose así la República Democrática de Corea (Corea del Norte), con el liderazgo de Kim Il-Sung; y la República de Corea (Corea del Sur). La separación produjo natural rivalidad y ésta se alimentó por la rivalidad ideológica de las superpotencias de la guerra fría.

En 1950 Stalin apoyó la invasión de Corea del Norte a la del Sur con la ayuda de la China comunista, lo que provocó que Estados Unidos se movilizara para defender a sus aliados surcoreanos, dando origen a la llamada Guerra de Corea, que duro tres años. Hoy, a 60 años de la firma del armisticio, se establece un estado de “guerra fría” que amenaza la península.

La economía de Corea del Norte se mantiene como un resquicio del antiguo modelo económico soviético con una economía cerrada y centralmente planeada, con un férreo control político a través de su policía secreta y el partido comunista. Nadie recibe comida ni protección social del Estado sin la aprobación del partido. Corea del Norte prácticamente se encuentra en bancarrota y es un país extremadamente pobre. Mientras, en contrapartida, Corea del Sur es un país ejemplo que ha logrado un crecimiento del PIB per cápita excepcional en la últimas décadas.

¿Qué tan pobre es Corea del Norte? Alguien lo ha descrito a través de una foto satelital nocturna que según ilustra la realidad de este país. China se observa iluminado, Corea del Sur y Japón también; sin embargo, Corea del Norte se observa en total oscuridad, significando que el gobierno de ese país no puede proveer a sus habitantes de electricidad después de la caída del sol, y al mismo tiempo mantiene a su gente en la oscuridad de la información.

Corea del Norte no será capaz de mantener su estabilidad sin una importante ayuda económica internacional, lo cual obliga a una apertura. Y una apertura económica también traerá influencias que harán que el gobierno paulatinamente pierda control. Sus principales aliados históricos han sido Rusia y China. Actualmente lo es China porque le provee comida y energía.

Kim Jong-il asumió el poder a la muerte de su padre Kim il-Sung, en el año de 1994, y en diciembre de 2011 nombran líder supremo de la nación a Kim Jong-un, también al fallecer su padre. Este joven de escasos 30 años es el que el pasado 29 de marzo declaró el “estado de guerra”.

Corea del Norte representa actualmente una gran amenaza mundial porque violando las leyes y acuerdos internacionales se ha dedicado a producir armas de destrucción masiva y supuestamente armas nucleares. Pero lo más peligroso de este país es que su gobierno no tiene escrúpulos para vender el más peligroso armamento del mundo a la gente más peligrosa del mundo.

Así, Ian Bremmer, experto en políticas de negocios y riesgos de inversión internacionales, en su libro La curva Jota, nos dijo desde 2006 que Corea del Norte sería hoy el país más peligroso del mundo.

Todo indica que, siete años después, Bremmer tiene razón.

 

@ClouthierManuel
Empresario



ARTÍCULO ANTERIOR Corea del Norte
Editorial EL UNIVERSAL Más empleo, pero ¿mejor?


PUBLICIDAD