aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




María Elena Morera

IFAI, la tormenta que viene



ARTÍCULOS ANTERIORES


Ver todos sus artículos
08 de febrero de 2013

Lo que han hecho explícito nuestros legisladores es que en las próximas semanas habrá cambios en el IFAI. Para algunos serán productos de los excesos, pleitos y desaguisados de los comisionados. Para otros serán reformas para hacerlo más funcional y que opere en plena concordancia con otros ámbitos de gobierno. Para los que piensan que los ciudadanos son diferentes y mejores que los políticos, será una tormenta que sólo servirá para que la clase política meta mano a los organismos ciudadanos y se pierda autonomía.

En lo que nadie se equivoca es que cualquier institución merece perfeccionarse y modernizarse de frente a una sociedad que exige resultados cada vez más oportunos. El problema es que han jalado tanto la cobija del conflicto interno y de los excesos de poder que ahora más que una reforma para hacerlo más funcional parece un ajuste de cuentas.

De continuar bajo esta línea, lejos de generar las condiciones para dotarla de mayores funciones y atribuciones, se puede alimentar la desconfianza hacía este organismo y alejar al grueso de la ciudadanía que escasamente entiende la manera en que puede beneficiarse de una institución parteaguas de nuestra vida democrática.

77% de los mexicanos no sabe qué es el IFAI o para qué sirve (Parametría, 2012) y que 50% rechazan su derecho a informarse, a vigilar y evaluar el trabajo gubernamental. Por ello cualquier reforma tiene que fomentar la cultura de la transparencia y acompañarse con los ciudadanos. Desde la sociedad civil nos parece que nuestros políticos están obligados a jalar para otro lado y no sólo a recuperar, sino a enriquecer la propuesta de Peña y los partidos para dotar de autonomía constitucional al IFAI y acercarlo al ciudadano.

Una forma de hacerlo es trabajar en conjunto con las organizaciones que elaboran el proyecto de Ley General de Archivo. Una demanda de la 1° Cumbre Ciudadana necesaria y efectiva para el acceso a la información.

Otras van desde desenredar la madeja que no permite transparentar plenamente la gestión de las autoridades hasta buscar indicadores de desempeño individual de los comisionados; determinar mecanismos internos para dirimir conflictos; y designar con transparencia ejemplar a los nuevos comisionados, en caso que decidan remover a los actuales.

Es evidente que la transformación del IFAI no será sencilla y que estará expuesta a múltiples presiones e intereses de quienes se oponen a ser transparentes y de quienes pretenden seguir lucrando con los datos personales de los mexicanos. Lo que viene para este organismo tampoco debe ser ajeno al IFE o las comisiones de derechos humanos. Por ello es necesario que los ciudadanos estemos vigilantes de su ruta de transformación.

En este contexto el Poder Judicial tampoco escapa a su responsabilidad y tendrá en el proyecto del ministro José Ramón Cossío la oportunidad de abrir la difusión de los bienes de los servidores públicos. De declararse inconstitucional, lo que algunas autoridades consideran su derecho, se abrirá una puerta importante a la lucha por la transparencia. Ya en Causa en Común hemos comprobado con mandatarios estatales que abrir sus bienes es sólo una práctica destacada.

El reto es lograr que el IFAI se socialice, para que no sólo sea de expertos o intereses empresariales; y, además, desdibujar la pretensión, si es que la hubiera, de tener un órgano autónomo a modo de las autoridades.

 

me.morera@causaencomun.org.mx
Presidenta de Causa en Común



ARTÍCULO ANTERIOR IFAI, la tormenta que viene
Editorial EL UNIVERSAL Ley de víctimas: mucho por hacer


PUBLICIDAD