aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Andrew Selee

¿Control de armas en EU?

...





ARTÍCULOS ANTERIORES

06 de enero de 2013

Pocos temas han sido tan sensibles en la relación entre México y Estados Unidos como el de las armas que entran con tanta facilidad de norte a sur. Si no son el factor principal del auge de la violencia en México, sí son un agravante significativo. Desde luego, los grupos grandes de crimen organizado tienen acceso a los mercados internacionales de armas y no dependen de todo del tráfico del país vecino, pero la facilidad de comprar y traer armas de alto calibre de Estados Unidos abarata muchos sus costos y permite que otros grupos delincuentes menores se puedan equipar fácilmente con armamento casi militar.

A pesar del compromiso del presidente Barack Obama de dar prioridad al tema en Estados Unidos, no ha habido muchos avances hasta ahora, en gran parte por la oposición del influyente lobby armamentista norteamericano y una oposición general de la opinión pública en el país a restricciones contra la compra de armas. Pero a raíz de la matanza de 20 niños pequeños y seis adultos en Newtown, Connecticut, unas semanas atrás, parece haber un cambio en el debate interno sobre el control de armas.

Este incidente, que tanto laceró a la conciencia nacional, ha generado por primera vez en muchos años una inercia hacia algún tipo de regulación de la venta de armas semiautomáticas, como las que se usaron en este crimen. El presidente Obama ha comisionado a un grupo de estudio que tiene que proponerle opciones antes del 15 de enero. Por primera vez en muchos años, hay un lobby también en favor del control de armas, liderado por el alcalde independiente de Nueva York, Michael Bloomberg, y compuesto por alcaldes y jefes de policía en el país que han enfrentado violencia en sus localidades.

Hay razones para un optimismo moderado y cauteloso en esta nueva iniciativa presidencial. Por primera vez hay coaliciones de peso en ambos lados del tema, y la opinión pública está ligeramente en favor de un mayor control de armas. Sin embargo, con una Cámara de Representantes en manos de una mayoría de republicanos y demócratas apoyados por el lobby armamentista, es improbable que se aprueba una nueva ley que prohíba la venta de armas semiautomáticas. Aun si se lograra, es probable que la ley quede muy debilitada por exenciones y excepciones, como sucedió la última vez se aprobó una ley en la materia.

Las opciones más viables son menos comprensivas pero quizás más efectivas. Algunas posibilidades incluyen crear una base de datos con los registros de armas que puede ser consultado por las policías, algo que hasta ahora está prohibido; requerir el registro de la venta de armas entre particulares, que hasta ahora está exenta de regulaciones aunque representa casi un 40% de las ventas; y dotar de mayores recursos y apoyo a las agencias encargadas de supervisar las leyes vigentes sobre la venta de armas que han sido emasculadas hasta ahora.

Ninguna de estas medidas es una solución perfecta al tráfico de armas de Estados Unidos a México y dista mucho de lo ideal, pero en combinación estas acciones podrían empezar a hacer mas difícil este negocio ilícito y mortal. Tendremos que esperar el veredicto del Comisión que empoderó el presidente Obama, a cargo de su vicepresidente, y luego las negociaciones en el Congreso. Pero es posible que de un incidente tan cruel como el de Newtown podría surgir una raya de esperanza para que otros niños, tanto en México como en Estados Unidos, no tengan que morir en el futuro.

Vicepresidente del Centro Woodrow Wilson



ARTÍCULO ANTERIOR ¿Control de armas en EU?
Editorial EL UNIVERSAL Los retos de la capital


PUBLICIDAD