aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Editorial EL UNIVERSAL

Combatir el lavado global

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los derechos humano ...





EDITORIALES ANTERIORES

Escucha al autor
12 de diciembre de 2012

En el combate mundial contra el crimen organizado todos los días hay muchos inocentes muertos por los delincuentes; otros más sucumben por las armas que éstos distribuyen; y millones caen víctimas de las adicciones que provocan las mercancías ilícitas con que trafican. Por eso no es justo que mientras los gobiernos y las sociedades tratan de combatir a las mafias, los bancos transnacionales disimulen, acepten los recursos de los criminales y disfruten las ganancias colaterales que éstos les generan.

Esto a propósito de que el banco HSBC se hiciera acreedor a una multa por mil 900 millones de dólares en Estados Unidos —la mayor de su tipo— debido a las fallas en sus controles internos para detectar y evitar el lavado de dinero. De acuerdo con las investigaciones, el crimen organizado empleó durante varios años a esta entidad financiera para el depósito de elevadas cantidades en efectivo utilizando la red internacional de sucursales en países como México, exhibiendo el lamentable fracaso del programa antilavado de dinero del HSBC Bank USA. Además, existía ya un antecedente: esta institución bancaria había sido sancionada previamente en este país debido a que se había detectado su falta de controles para prevenir este delito.

Hace tiempo que la comunidad internacional debió endurecer las medidas de control financiero para secar el flujo de dinero ilícito y cerrar la llave que le da vida a los delincuentes.

Tan desesperados están los gobiernos de varios continentes que ya exploran legalizar las drogas, luego de fracasar deteniendo o matando capos. Hoy queda claro que la lucha es multidisciplinaria, y que en este esquema clausurar el sistema financiero al dinero malhabido es una de las partes de la lucha, acaso la más importante para golpear a las mafias. No se puede permitir que los bancos sigan ejerciendo sus operaciones sin implementar los controles suficientes para eliminar los movimientos ilegales que emplean sus redes.

El comercio ilegal de drogas, personas, armas y mercancías responde a las leyes de la oferta y la demanda, y como tal debe atacársele. En esta lógica, abatir el consumo sería la principal condición para acabar con la oferta, pero como esa opción se aleja de la realidad, se tienen que atacar los demás eslabones de esa cadena comercial.

Se necesita la colaboración internacional de los gobiernos de los países involucrados, además de la cooperación de instituciones globales que voluntaria o involuntariamente han sido omisas o negligentes en detener el flujo de recursos ilícitos a través de sus redes. Aunque los bancos son negocios privados, tienen responsabilidades insoslayables en el combate al crimen organizado.



EDITORIAL ANTERIOR Combatir el lavado global
Editorial EL UNIVERSAL Calidad de vida y movilidad


PUBLICIDAD