aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ernesto López Portillo

Control democrático de la policía: el paso que falta

Ernesto López Portillo Vargas nació en la Ciudad de México el 30 de septiembre de 1968. Es fundador y Director Ejecutivo del Instituto para ...

Más de Ernesto López Portillo


05 de diciembre de 2012

Senadores del PRD y del PAN activaron la alerta ante la iniciativa de reforma que regresa la conducción de la seguridad pública federal a la Secretaría de Gobernación y han propuesto adicionar mecanismos de control democrático que incluyen la ratificación del Congreso a los nombramientos que haga el presidente de los titulares de la policía y la gendarmería federales y la entrega regular a los legisladores de reportes de resultados, para su evaluación. La noticia es positiva y muy valiosa, pero insuficiente. Como lo han hecho cada vez más democracias, es necesario sumar un mecanismo que permita evaluar directamente desde el Congreso el desempeño policial, a través de un proceso que no pase por el mando operativo ni el responsable político de la propia policía.

México ya debe haber aprendido, primero, que la seguridad no es asunto centrado o agotado en el uso del monopolio de la fuerza del Estado y, segundo, que no importa cuántos recursos le demos a la policía, ésta no funcionará adecuadamente sin controles democráticos eficaces. Si a la experiencia nacional le sumamos las lecciones aprendidas en la reforma policial democrática fuera de nuestras fronteras, entonces debemos concluir que el control democrático eficaz de la policía, por definición, requiere la operación de varios mecanismos internos y externos que de manera simultánea y desde distintos enfoques monitoreen, documenten, analicen, evalúen y en su caso corrijan el actuar de la policía. Chris Stone, Samuel Walker y David Bayley, entre muchos otros líderes expertos en el mundo, han insistido en la clave del asunto: sólo la combinación de mecanismos de control logra el éxito. La mejor unidad de asuntos internos, el más férreo control judicial, las mejores leyes y entidades de protección a derechos humanos, el más expedito sistema disciplinario, el mejor sistema de evaluación del desempeño, ninguno de los frentes de control funciona sin acompañarse de los demás. El diseño debe asegurar que haya controles sobre los controles. Algunos le llaman redundancia y es aceptada como una buena práctica para la policía en democracia.

Por eso el manual en rendición de cuentas policial que publicó la ONU en 2011 incluye como elementos clave, entre otros, la operación de sistemas de monitoreo de las acciones y operativos policiales desde el mando policial y desde órganos externos; la existencia de procedimientos de quejas para interponerlas ante la policía y ante entidades externas; la regulación de procedimientos y políticas justos y efectivos para investigar las malas conductas y una entidad independiente que supervise dichos procedimientos. La complementariedad de controles internos y externos pertenece a la más avanzada generación en la teoría y la práctica de la reforma policial.

Los senadores que por fortuna quieren imponer controles democráticos eficaces deben ir más allá. De lo contrario, sus adiciones a la reforma de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal no llegarán al verdadero nervio policial, es decir, al control sobre la calidad de la operación. El Congreso requiere un mecanismo propio de evaluación del desempeño policial que, como sucede en las entidades creadas al efecto en la experiencia mundial avanzada —véanse los recientes cambios en Nueva York en este sentido— no dependa del mando policial operativo ni del responsable político de la policía. Por eso el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad llevó al Congreso el proyecto que Insyde redactó y que la UNAM avaló para crear el Auditor Especial de las Policías Federales. Aprobar la propuesta en su momento firmada por la mayoría de los partidos políticos en el Senado llevaría a México a la vanguardia del diseño institucional para control democrático de la policía. Es una oportunidad histórica, no la dejen pasar.

 

@ErnestoLPV
Director del Insyde



PUBLICIDAD