aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Editorial EL UNIVERSAL

Mariguana: hora de debatir

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los derechos humano ...





EDITORIALES ANTERIORES

Escucha al autor
08 de noviembre de 2012

El triunfo de Barack Obama no fue la única noticia de anoche. Dos estados de la Unión Americana, Washington y Colorado, legalizaron el uso recreativo de la mariguana. Cabe señalar que estas modificaciones aplican únicamente a nivel local y no forman parte de la constitución política estadounidense y no reflejan la postura del reelecto presidente, sin embargo hay que estar atentos al mensaje que implica esta nueva medida.

En meses recientes distintos mandatarios y personalidades se han pronunciado en favor de abrir un debate en torno a la legalización del consumo de esta sustancia como medida que permita mitigar la violencia que genera el tráfico ilegal de esta droga. Otto Pérez, presidente de Guatemala, expresó su voluntad de llevar el tema hasta la Asamblea General de Naciones Unidas; mientras que Ernesto Zedillo, ex presidente de México, aseguró que las políticas represivas “no han producido los resultados esperados”. Por su parte, el titular del Ejecutivo uruguayo, José Mujica, envió al congreso de esa nación un plan para regular desde el Estado “las actividades de importación, producción y adquisición” de mariguana en ese país.

Como se ve, quienes promueven esta medida consideran que es la única opción realista para frenar los altos niveles de violencia a nivel regional que deja el narcotráfico, además de que la equiparan con otras drogas legales como el tabaco y el alcohol, que, aseguran, son igual o incluso más dañinas que la cannabis. Por otro lado, los opositores a esta fórmula han dicho que se estaría incentivando el consumo de sustancias dañinas para las personas y la sociedad en su conjunto.

Lo cierto es que, más allá de posturas ideológicas, abrir un debate para discutir los pros y los contras de cada posición parece necesario hoy día, en aras de salvar vidas. Se requiere de una discusión que incluya a todos los sectores de la sociedad, desde científicos hasta especialistas en políticas de Estado.

Se trata de un fenómeno con aristas distintas: desde los daños a la salud en los consumidores de mariguana hasta los muertos que genera un mercado ilegal. Lo complicado del problema exige un debate —a nivel regional— nutrido, científico y sin prejucios para determinar qué medida es la más efectiva en el asunto.



EDITORIAL ANTERIOR Mariguana: hora de debatir
Editorial EL UNIVERSAL Adelante, la reforma laboral


PUBLICIDAD