aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Editorial EL UNIVERSAL

México, país discriminador

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los derechos humano ...





EDITORIALES ANTERIORES

Escucha al autor
24 de octubre de 2012

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) han elaborado un reporte de invaluable valor social y político que revela una parte oscura de los mexicanos, de la que no nos gusta hablar, que sabemos que ahí está pero que requiere ser cuantificada y medible para poder erradicarla: la discriminación.

El estudio destaca, entre otras cosas, la existencia de condiciones como la desigualdad de trato en el mercado laboral para determinadas poblaciones como lo son las mujeres, los jóvenes, los adultos mayores, los migrantes, las personas con discapacidad, las personas de las comunidades lésbico, gay, transexual y bisexual.

Tienen más oportunidad de obtener un puesto laboral quienes reunen determinadas características físicas, asociadas a patrones de belleza socialmente aceptados, en detrimento de quienes no los poseen, independientemente de sus capacidades para ocupar el puesto.

Peor aún, dichas situaciones de discriminación son alimentadas desde nuestro propio sistema educativo y entorno familiar.

Asimismo, el reporte señala que la discriminación se ubica en el marco de otra serie de circunstancias de desigualdad, tales como la falta de acceso a oportunidades, al sistema de salud o incluso a determinados servicios como los financieros, la informalidad en el empleo, y otros componentes de exclusión social.

El ingreso, el color de la piel o el aspecto físico parecen ser determinantes en México para la obtención de justicia, servicios, empleos dignos, e incluso determinados derechos, como lo es el de la información.

México es discriminador. No sólo en materia laboral, sino también en cuanto acceso a la salud, la alimentación, el trabajo, el crédito o los derechos políticos y sociales.

El informe no solamente exhibe el diagnóstico, sino que aporta una serie de recomendaciones para atender el grave problema de la discriminación. Ofrece guías para la construcción de una serie de políticas públicas robustas que combatan el problema, para lo cual se requiere la conjunción de voluntades de los tres niveles de gobierno, todos los Poderes de la Unión y la sociedad en su conjunto.

Este reporte es más que un ejercicio académico: representa una sacudida a la conciencia nacional que no podemos ignorar, a riesgo de incubar una sociedad enferma de desigualdad y de prejuicios. Tenemos que cambiar.



EDITORIAL ANTERIOR México, país discriminador
Editorial EL UNIVERSAL Tiempos de civilidad


PUBLICIDAD