aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Ricardo Raphael

Preguntas coahuilenses

Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela ...

Más de Ricardo Raphael



ARTÍCULOS ANTERIORES


Ver todos sus artículos
15 de octubre de 2012

En lugar de haberse convertido en un golpe magistral, el desastre ocasionado por la desaparición del cadáver del supuesto líder de Los Zetas, Heriberto Lazcano, concluye como uno de los episodios más ridículos de la guerra mexicana contra el crimen organizado. Es así porque en la narrativa de los hechos todos los días se apilan más preguntas sin respuesta. Transcribo aquí algunas de las más obvias:

¿Por qué la transición entre Humberto Moreira y su hermano coincide con el recrudecimiento de la violencia en Coahuila? ¿No debía suponerse continuidad? ¿Está conectada la división en Los Zetas con el cambio de gobernador?

¿Cómo fue que, a mediados de septiembre, 131 reos lograron salir por la puerta principal del Cereso de Piedras Negras? ¿Es cierto que tales fugitivos pertenecían al bando de Heriberto Lazcano y de Salvador Martínez Escobedo, alias la Ardilla?

¿Por qué, en la búsqueda de los huidos, la autoridad tomó como víctima al sobrino de Miguel Ángel Treviño, líder del bando contrario a Heriberto Lazcano? ¿Es cierto que junto al cadáver de José Eduardo Moreira había un letrero que decía “Familia x Familia”? ¿Por qué tuvo que ocurrir este asesinato de alto impacto para que las autoridades dieran con el primero y segundo hombre en el mando de Los Zetas?

¿Cómo explicar que La Ardilla hubiera burlado al Estado? Si, como se asegura, es responsable de 320 homicidios, el incendio del Casino Royale, los 72 migrantes muertos de Tamaulipas; la fuga de 282 reos, entre otros crímenes ¿Cómo explicar que bastó un asesinato para que milagrosamente se le aprehendiera? ¿Puede argumentar la autoridad que el enfrentamiento y muerte del jefe de La Ardilla, Lazcano, sucedió por casualidad?

En un escenario de tanta violencia, ¿cómo creer que Lazcano estaba disfrutando de un domingo mientras miraba un partido de beisbol? ¿Fueron realmente los vecinos quienes llamaron a la Marina para que investigara quiénes eran los hombres armados que merodeaban la zona? ¿Fueron realmente Lazcano y sus hombres quienes dispararon en contra de los siete elementos de la Marina que llegaron al lugar?

Una vez abatidos los supuestos criminales, ¿no llamó la atención que estos hombres trajeran consigo dos armas largas, un lanzagranadas, un lanzacohetes, cartuchos, cargadores, 12 granadas y dos cohetes? ¿No sabían los marinos que la portación de ese arsenal es un delito federal y no local? ¿Desconocían que por este sólo hecho debían proceder a la identificación de los cadáveres y, sobre todo, responsabilizarse de su custodia? ¿Procederán así siempre los mandos federales cuando saben que las autoridades locales suelen estar ligadas al crimen? ¿No estarían conscientes los marinos de que unos días antes el subdirector de la policía de Acuña entregó al sobrino del gobernador para que lo asesinaran?

¿Por qué, pocas horas después del enfrentamiento, la autoridad local donó el supuesto cadáver de Lazcano?, ¿quién hizo los trámites de traslado?, ¿cómo se identificó quien solicitó los restos?, ¿o el Estado ofrece de manera gratuita servicios de velación para los hombres que mueren acompañados de lanzagranadas?, ¿fue realmente fuera del velatorio que se llevaron el cuerpo?

¿Por qué uno de los criminales más buscados en México y EU no contaba con una ficha aceptable para su identificación? ¿Nos quieren hacer creer que este documento estaba equivocado con respecto a la estatura de Lazcano? ¿Se puede apostar por la eficiencia de un Estado que posee tan bajo nivel de inteligencia policial y militar?

¿Será que el crimen en Coahuila va a disminuir porque ya aniquilaron al bando de Los Zetas que advertidamente venía en descenso? ¿Cuál de los dos grupos zeta asesinó al hijo de Moreira? ¿Quién entregó a Lazcano y a la Ardilla? ¿Por qué la autoridad está dispuesta a tragarse una exhibición tan mayúscula de incompetencia? ¿Cómo sobrevivir en un país donde éstas y tantas otras preguntas jamás serán respondidas?

 

Analista político



ARTÍCULO ANTERIOR Preguntas coahuilenses
Editorial EL UNIVERSAL La reforma de Pemex


PUBLICIDAD