aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Lydia Cacho

Mujeres en la sombra



ARTÍCULOS ANTERIORES


Ver todos sus artículos
16 de julio de 2012

Pocas veces en la historia más de 50 organizaciones de mujeres se habían preparado tan bien para contrarrestar las mentiras que, por órdenes presidenciales, se plantean ante organismos internacionales sobre los avances de México en sus compromisos para el bienestar y la justicia. Representando a miles de mujeres, se llevaron a Nueva York 18 informes perfectamente documentados sobre cómo los gobiernos locales y el federal han dejado en la indefensión a millones de mujeres y niñas.

Cuando Felipe Calderón, representando al país entero, firmó la ratificación de la Convención para la eliminación de todas las formas de violencia contra las mujeres, comprometió a su gobierno ante la comunidad internacional a llevar a cabo prácticas proigualitarias que asegurasen el cumplimiento de la Convención. Los fallos son irrefutables, aunque el representante gubernamental lleve cifras alegres. A estos documentos de la sociedad civil se les llama “informes sombra”. A la luz van los oficiales y tras ellos la realidad que la sociedad no está dispuesta a callar.

No cabe duda de que en el contexto de la guerra la violencia contra mujeres y niñas ha agravado la situación, particularmente en estados como Chihuahua. Las organizaciones Justicia para Nuestras Hijas y el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres y Mukira, A.C., documentan que entre enero y febrero de 2012 al menos 12 cuerpos de mujeres y niñas se hallaron en un terreno en el valle de Juárez, lo que evidencia que los asesinatos seriales de mujeres y niñas basados en violencia de género no están en el pasado. En todos los casos documentados se había pedido ayuda a la autoridad que, con total ineficacia, ni siquiera inició búsquedas. Entre 2007 y 2011 hubo 92 denuncias de desapariciones forzadas. En varias se ha señalado al Ejército y Policía Federal como responsables. Chihuahua tiene, según cifras oficiales, la tasa de homicidios de mujeres más alta en el mundo, con 34.73 asesinatos por cada 100 mil mujeres, 15 veces más que la tasa de feminicidios a nivel mundial. Sin embargo, su gobernador César Duarte sigue negando la grave problemática, mientras el gobierno federal la descalifica al decir, falsamente, que es resultado de las pugnas entre cárteles.

No sólo Peña Nieto evitó que se aplicara la Alerta de Violencia de Género (AVG) mientras era gobernador. Equis revela que desde 2008 hasta 2011 se han otorgado 19 millones de pesos para el Fondo Nacional para la Declaración de la Alerta de Violencia de Género, pero sólo se ha ejercido 1.3 millones de pesos. Los gobiernos estatales impiden que se aplique dicha alerta y a su vez quienes conforman el Consejo imposibilitan su operación adecuada y transparente de un mecanismo que bien podría proteger a las mujeres y niñas de cada estado en riesgo. Todo parece indicar que quienes determinan las alertas de género se preocupan más por proteger la imagen de los gobernadores y procuradores que la vida de las mujeres.

En el país el feminicidio ha aumentado 68%. En 15 meses desaparecieron 3,140 mujeres y niñas en nueve estados del país, las procuradurías no hacen efectivos sus mecanismos de búsqueda, aludiendo que se fueron por su voluntad. No ha caído ni el mínimo peso de la ley contra quienes asesinaron a 13 mujeres periodistas, ni sobre quienes amenazaron de muerte, encarcelaron y persiguieron a 100 reporteras. Tampoco se han esclarecido las muertes de 11 defensoras de derechos humanos que protegían la vida e integridad de personas de su comunidad.

El Estado tampoco ha invertido lo suficiente en implementar programas para la educación de igualdad de género, mientras, en un grave retroceso, 16 estados aprobaron leyes contra la interrupción legal del embarazo, incluso por violación, provocando un clima de persecución hacia las mujeres.

Estos informes son de vital importancia, porque evidencian que los políticos, sin importar el partido al que pertenezcan, siguen demostrando que la violencia de género es un asunto menor al que se acota con medidas parciales y presupuestos ínfimos, negando que casi 52% de la población la constituyen las mujeres, que merecen vivir en un ambiente de igualdad y justicia. Luego de que este martes 17 presenten sus informes, las organizaciones volverán a México, a seguir trabajando para la defensa de los derechos humanos, a enfrentar problemas y buscar soluciones ante un sexismo perenne y transexenal que se perpetua desde todos los partidos y en buena parte de la sociedad.

 

@lydiacachosi
Periodista



ARTÍCULO ANTERIOR Mujeres en la sombra
Editorial EL UNIVERSAL Seguridad, no espionaje


PUBLICIDAD