aviso-oportuno.com.mx

Suscrbase por internet o llame al 5237-0800




Ezra Shabot

Cambio o continuidad

Licenciado en Ciencias Políticas y Administración Pública, Ezra Shabot Askenazi estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México, UN ...

Más de Ezra Shabot



ARTÍCULOS ANTERIORES

02 de julio de 2012

El tema central de este proceso electoral fue el del cambio a la forma de hacer política en los últimos 12 años, o la continuidad para seis años más. La apuesta panista encabezada por Vázquez Mota insistió no en la necesidad de ruptura con el modelo calderonista, sino en la profundización de las medidas en el terreno de seguridad y economía. Por su parte, la izquierda en manos de López Obrador fue la que abiertamente se opuso a la línea de la panista y el gobierno actual, en un intento por revertir la tendencia de apertura a capitales privados y extranjeros en áreas estratégicas y revivir medidas proteccionistas para la industria nacional, sin reformas fiscales que implicasen mayores impuestos.

Quien asumió el papel del diferente, pero continuador de la línea del gobierno actual fueron Peña Nieto y el PRI. Los priístas aceptaron en el discurso la necesidad de inversiones privadas en Pemex, de reforma fiscal, y de cambio en la legislación para favorecer estas medidas y otras destinadas a romper estructuras monopólicas, y la única diferencia frente al PAN fue el argumento de que ellos sí serían eficaces y los blanquiazules no lo han sido. De hecho, en el tema de seguridad, tan debatido en medios y Congreso, todos coincidieron en mantener al Ejército en las calles hasta que no haya una o varias policías confiables para hacer el trabajo encargado hoy a los militares.

Sin llegar a los niveles de polarización que vivimos hace seis años, la elección del día de ayer puso a los mexicanos a pensar sobre la conveniencia o no de seguir en la misma línea de los gobierno del PAN con sus limitaciones y ventajas, o cambiar hacia aquellos que en el pasado tuvieron el poder absoluto y lo perdieron en el marco de la democratización del país, o incluso darle una oportunidad a una izquierda que no supo plantear una alternativa moderna al discurso de justicia social que la caracteriza.

En todo caso, la elección de ayer y su resultado obligarán a la clase política a replantear su relación con la sociedad mexicana para los próximos seis años. Problemas económicos como la cobertura de las pensiones, o la resolución en el corto plazo de los problemas de inseguridad, así como la necesidad de mantener un crecimiento sostenido, forzarán a los políticos a estar a la altura de lo que la ciudadanía requiere, lo que no han hecho hasta el momento. La inercia política ya no da para más y ellos lo saben muy bien.

 

Analista político



ARTÍCULO ANTERIOR Cambio o continuidad
Editorial EL UNIVERSAL Contrapeso no es división


PUBLICIDAD