aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



Esteban Moctezuma Barragán

¿Quiere bronca?

Presidente ejecutivo de Fundación Azteca. Fue secretario de Gobernación durante los primeros años del sexenio de Ernesto Zedillo y, posteriormente, secretario de Desarrollo Social. En su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), desempeñó el cargo de secretario general del Comité Ejecutivo Nacional.





ARTÍCULOS ANTERIORES

Escucha al autor
10 de febrero de 2012

Todavía no inician oficialmente las campañas electorales. Apenas pronunció el primer discurso como candidata y ya calificó Josefina Vázquez Mota a Enrique Peña Nieto como el “mayor adversario de México”.

¿A qué suena esto? ¿Qué nos recuerda? Precisamente a la campaña de 2006, cuando a quien iba adelante en las encuestas se le llamó “el mayor peligro para México”.

Afortunadamente, entonces Andrés Manuel López Obrador se dedicó cinco años a recorrer el país de manera pacífica y creando una base social muy importante, en vez de ocupar su tiempo en vengarse o entorpecer a sus adversarios políticos. Eso, para mí, es madurez política.

Afortunadamente, ahora Peña Nieto se quitó el golpe afirmando, con razón, que los verdaderos adversarios de México son el crimen organizado y el desempleo y que los candidatos de los partidos opositores no son enemigos, sino contendientes políticos. En vez de caer en la provocación e iniciar una bronca verbal contra Josefina, propuso mover el discurso hacia la sustancia y evadir los adjetivos. Eso, para mí, es madurez política.

Los ciudadanos estamos convencidos de que los candidatos deben tener muy claro que diferenciarse de sus oponentes es explicar y convencer por qué son mejores que ellos, pero no denostar para señalar por qué los otros son peores.

Proponerse como la mejor opción no necesariamente pasa por la crítica exagerada. Más bien requiere contar con las mejores propuestas, con el más fino análisis, con creatividad y conocimiento. Con experiencia y un historial de resultados.

Los ciudadanos hacemos un exhorto a los candidatos para que no opten por el lodo, sino por la propuesta. Muchos son los problemas de la población como para añadir la denostación sin tregua entre quienes deben poner el ejemplo de madurez.

¿Qué candidato quiere hacer de la campaña una bronca? Esperemos que ninguno y que el desliz de Josefina quede en eso, en un desliz derivado de la emoción de representar al panismo nacional en la campaña presidencial. Que su convicción sea hacer de la campaña una contienda, eso sí.

Muchos son los verdaderos adversarios de México. En efecto, el crimen organizado y el desempleo, pero también el calentamiento global que ya cobró en sequía, inundaciones y heladas muchas vidas y patrimonios. ¿Qué decir de la sobrepoblación del planeta que ya llegó a los 7 mil millones de habitantes?

No se puede olvidar que el crecimiento de economías de países densamente poblados, como China, India y Brasil, ha provocado un consumo y demanda de materias primas que exigen planeación de mediano y largo plazos para evitar desagradables sorpresas como la repentina escasez de alimentos o energía. El próximo mandatario, para combatir a los verdaderos adversarios de México, tendrá también que enfrentarse, junto con las naciones del mundo, a los verdaderos adversarios del planeta.

Transformemos la forma de hacer campañas políticas en beneficio de un futuro trabajo de cogobierno. Gane quien gane, no podrá gobernar sin la colaboración de los otros partidos. Atrás quedó el PRI totalmente mayoritario, el presidente de la república con atribuciones metaconstitucionales exageradas. Si esto lo aceptan todos los políticos en el discurso, ¿por qué en los hechos siguen aferrados a aplastar al adversario casi hasta su desaparición? Desde hoy tenemos que prever que el antídoto de la partidocracia es el cogobierno, la participación ciudadana, la verdadera democracia.

Quien sea el mejor, el que bien convenza, será quien bien gane. De nada nos servirán pedazos de políticos, pedazos de partidos y pedazos de propuestas para construir las condiciones de un México exitoso en el siglo XXI. El futuro es de cooperación o de caos.

 

emoctezuma@tvazteca.com.mx

Presidente ejecutivo de Fundación Azteca



ARTÍCULO ANTERIOR ¿Quiere bronca?
Editorial EL UNIVERSAL Una expresión de lealtad


PUBLICIDAD