aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



Guillermo Sheridan

Que me equivoqué: que no son plagios

Guillermo Sheridan (1950) es investigador en la UNAM y periodista. Ha publicado varios libros académicos sobre la cultura mexicana moderna, en especial sobre su poesía. Su trabajo como periodista ha sido recopilado en media docena de libros. Sheridan ha escrito además una novela, relatos y guiones cinematográficos. Colabora en la revista Letras Libres. Actualmente está escribiendo su segundo libro sobre Octavio Paz.





ARTÍCULOS ANTERIORES

07 de febrero de 2012

Ya se me acusó de necio (supongo que tanto en el sentido de “ignorante” como en el de “terco”) por este asunto del otorgamiento del “Premio Villaurrutia” al escritor Sealtiel Alatriste, algo que deploré en un par de comentarios que demuestran su afición al plagio: “Ateniéndonos a los textos” y “Un premio mal habido”, que pueden consultarse en línea.

Además de “necio”, algunas personas me han asestado en estos días algunos otros sonoros rapapolvos: buena conciencia cultural, perverso, deplorable, vergonzoso, fabricante de “montañas de palabras ácidas” (este es mi preferido), lapidario, intolerante, insensato e irrespetuoso. Y, desde luego, enemigo de la UNAM, por el hecho fortuito de que el escritor Alatriste es el encargado de una de las tres tareas esenciales (la difusión cultural) de mi universidad. Pero de eso ya hablé aquí la semana pasada.

Supongo que volver al tema confirma, en efecto mi ambidiestra necedad. Fui necio como ignorante porque ignoraba cómo podía premiarse a un escritor que, pensé, plagia de manera compulsiva. Y fui necio como terco, porque no quise quedarme sumergido en esa ignorancia.

El 2 de febrero, EL UNIVERSAL reprodujo -como toda la prensa de México- un cable de Notimex que da cuenta de la presentación en el Museo de Arte Contemporáneo de la UNAM de los libros que le merecieron el galardón al Sr. Alatriste. En esa presentación, el escritor leyó un texto titulado “Sobre la naturaleza de lo original” que, de acuerdo a la nota, obedeció a los cuestionamientos sobre sus plagios.

Alatriste explicó su modo de escribir poniendo como ejemplo una novela que publicó en 1994 titulada Verdad de amor (que no he leído). Como él si la leyó, asegura que para escribirla tomó material de “varias biografías” del director de cine Jean Renoir que reproduce en esa novela. Y no sólo eso, sino que su novela “sigue las huellas” de alguna novela de Henry James “hasta el punto que prácticamente la secuencia anecdótica es la misma y muchos de los diálogos de mis personajes están tomados literalmente de los de James.”

Pero no se trata de plagios, explicó, pues lo que tomó de James fue “transformado” y, en consecuencia, es “diferente”. El resumen de la teoría se aprieta en una frase esclarecedora: “Podría decir que es una especie de cita literaria elevada al cuadrado, un homenaje a James”.

A la luz de esa teoría, usted puede leer, por ejemplo, un párrafo del escritor español Javier Villán sobre Camilo José Cela que dice: “Sus escritos tienen esa savia y riqueza de carácter de alguien acostumbrado a lidiar los marrajos que la vida echa al ruedo”. Y luego leer un párrafo firmado por Alatriste en la Revista de la Universidad sobre Camilo José Cela que dice: “Sus escritos tienen esa savia y riqueza de carácter de alguien acostumbrado a lidiar los marrajos que la vida echa al ruedo”.

Para un ojo vulgar, crédulo de las engañosas apariencias, los párrafos son idénticos. Pero si se lee con malicia advierte que el párrafo de Villán ha sido “transformado”, asombrosamente… ¡en un párrafo idéntico! En el primer caso, el párrafo es de Villán; en el segundo es de Alatriste, no sólo porque él lo firma, sino porque el párrafo original se ha transformado en una “cita literaria al cuadrado”; ha sido transformado en algo idéntico pero, por estar al cuadrado, diferente.

Habrá que suponer de este modo que en el caso de la novela que Alatriste dice haber “transformado” de Henry James habrá sucedido lo mismo y que, por tanto, James es ahora un mejor escritor.

Así las cosas, ofrezco una disculpa. Lo que ocurre es que soy un espíritu villano que no entiende de sutilezas teóricas.

Me alegra que la “república de la letras” goce de cabal salud. Que la cultura de la UNAM esté en buenas manos. Y que reciba un premio de 200 mil pesos -aportados por el pueblo- alguien que logró ir más allá no sólo de Henry James, sino hasta de Jorge Luis Borges.



PUBLICIDAD