aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800



Editorial EL UNIVERSAL

Debate sereno en derehos humanos

Inspiración en el interés público, responsabilidad, búsqueda de la verdad, de permanente justicia y del cumplimiento de los de...





EDITORIALES ANTERIORES

Escucha al autor
24 de enero de 2012

Un duro informe de la organización internacional Human Rights Watch (HRW), que critica la estrategia del gobierno mexicano para combatir al crimen organizado, derivó en un intercambio de opiniones con la administración del presidente Felipe Calderón, que defiende lo hecho hasta ahora en la materia. El debate es ríspido y debe serenarse.

Por ejemplo, la organización desafió al gobierno a demostrar la versión oficial de que la mayoría de los más de 45 mil muertos bajo su mandato han sido cómplices y no víctimas colaterales de la guerra contra los cárteles del narcotráfico. Por su parte el gobierno mexicano indicó que el trabajo del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina “es apegado a derecho y con pleno respeto a los derechos humanos”.

Que el combate a la delincuencia organizada ya haya cobrado la vida de 47 mil 500 personas, según cifras oficiales, es en sí motivo de enojo y preocupación. Sobre todo porque también se ha probado que el despliegue de las Fuerzas Armadas en el país en labores de seguridad pública ha conllevado excesos inadmisibles.

También se han registrado asesinatos de civiles por parte de las fuerzas del orden, que han sido denunciados y seguidos judicialmente. Otros casos siguen impunes y deben ser castigados.

De ahí a inferir que estos excesos son la regla y a sugerir que la mayoría de los asesinados lo han sido por ineficacia o dolo de policías y militares, hay un gran trecho. Es tanto como ignorar la lógica criminal de las organizaciones y sus métodos de resolución de conflictos. Es quitar responsabilidad a los delincuentes, quienes de un plumazo pasan a ser víctimas de un gobierno que sistemáticamente estaría violando sus derechos humanos y los de la población en general. El mundo al revés.

Se puede criticar el rumbo que ha seguido la lucha del Estado contra el crimen organizado y el hecho de que el gobierno ha rechazado propuestas serias y sensatas de la academia y la sociedad civil para ajustar la lucha. Pero partir de una posición más ideológica que técnica, en el sentido de que las fuerzas del orden salen todos los días a matar mexicanos por simple vocación represora, tampoco es admisible, ni contribuye a la comprensión cabal del problema.



Editorial EL UNIVERSAL Espionaje: no más impunidad


PUBLICIDAD