aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Detrás de la Noticia | Ricardo Rocha

Los secretos del 'Bronco'

Ricardo Rocha ha sido redactor, reportero, corresponsal de guerra, productor y conductor de programas.

En 1977 cubrió por dos meses la ...

Más de Ricardo Rocha



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Miércoles 17 de junio de 2015

Había que cerrar el círculo de este primer capítulo. Así que estuve de nuevo el fin de semana para hablar con cuantos regios y regias se pudo para desentrañar el misterio de porqué ganó El Bronco. El sábado, en la sencilla pero emotiva ceremonia en la que Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón El Bronco recibió su constancia de mayoría que lo acredita como gobernador electo de Nuevo León.

El domingo por la mañana habría de descubrir una de las claves del triunfo del fenómeno electoral del 7 de junio: más de 10 mil activistas voluntarios festejando en el estadio de beisbol de los Sultanes de Monterrey. Ellos protagonizaron una movilización sin precedentes para promover el voto en favor del Ingeniero, como también lo llaman; una fiesta popular, con banda, caballos y por supuesto El Bronco. Un júbilo expresado en coros, canciones y artículos promocionales de todo tipo que sin embargo no eran idénticos. Y es que en cuanto aparecía en Facebook una imagen —para camiseta, por ejemplo— se movilizaban en barrios, escuelas y sindicatos para imprimir las que se podían según su presupuesto.

También se transmitieron los videos que estos meses inundaron las redes: lo mismo los que hacían chillar junto con El Bronco cuando encontró el cuerpo de su hijo o le secuestraron a su niña de dos años; pero también las carcajadas cuando en un ring de lucha libre El Bronco se enfrenta él solito a la pareja monstruosa de El Rojo-PRI y El Azul-PAN con un referee peor que El Tirantes.

A propósito, hablé también con el peculiarísimo mercadólogo político de El Bronco, un todavía muy joven e irreverente Memo Rentería, autor de los videos, la broncoseñal y toda la imagenología posible. Las claves son muy simples me dice el Broncogenio: la estrategia es que no había estrategia, la íbamos armando cada día: prohibido el teleprompter, el maquillaje y los discursos prefabricados; siempre privilegiamos las redes sobre cualquier otro medio. Luego me niega enfático que El Bronco sea su invento: “Jaime creó solito al Bronco y lo maduró por años con dolores y amores; la suerte es que coincidimos porque los dos somos igual de irreverentes”.

Otra clave es Fernando Elizondo: como perfecta figura complementaria; el hombre prudente y analítico, atemperando al siempre echado para adelante. Cierto que para ambos viene ahora lo más difícil: gobernar sin un partido de respaldo y, según anunciaron, con un gabinete de ciudadanos independientes; un gobierno inédito y obligado a consensar con el Congreso, los poderosos empresarios regios y sin perder su respaldo popular.

Yo digo que el fracaso del gobierno del Bronco es un asunto de Estado. Son muchos los grupos y entidades interesados en que le vaya mal. La afrenta al régimen de partidos, no se la van a perdonar nunca.

En cambio, que el Broncogobierno sea exitoso es un asunto de moral global. Porque prueba que en este planeta la democracia es todavía la suma de voluntades individuales y que los milagros colectivos son posibles. Además, Jaime Rodríguez gobernará un estado cuya economía es mayor a la de decenas de países. Así de gigantesco y visible es el reto.

Por cierto, muchos me tacharon de ingenuo por creer en el fenómeno Bronco. Y es que estuve tres veces allá. Así que me reconozco como triplemente ingenuo.

Periodista.
ddn_rocha@hotmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD