aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Empresa | Alberto Barranco

¿Agoniza TV abierta?

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la pren ...

Más de Alberto Barranco



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
La dramática caída de ingresos de Televisión Azteca y el fortalecimiento de las finanzas de Televisa vía el crecimiento de su oferta de televisión de paga, ha fortalecido la percepción de que la señal abierta está en agonía. El patrocinio llegó a la fatiga a la luz de nuevas expectativas.

Jueves 11 de junio de 2015

La puntilla, dado lo exiguo del pastel, llegará al integrarse a la competencia el Grupo Imagen, ganador de una licitación, a quien acompañaría a la mesa otra más cuando se reponga el concurso frustrado.

Sin embargo, sería absurdo pensar que los participantes en la pelea se lanzaron sin una base de cálculo previa.

Lo cierto es que en países como Alemania, Estados Unidos y Japón, más del 70% de la publicidad tradicional, digamos prominente, se invierte en televisión abierta.

Esta, a contrapelo del crecimiento desbordado de las señales de paga, sigue siendo el medio masivo por excelencia.

De acuerdo a un estudio del Centro de Investigación y Desarrollo Económico, CIDE, citado por Sigmun Research, los servicios de televisión abierta ya no se emplean sólo para comprar anuncios, sino como herramientas para construir marcas.

Las cifras hablan de que 48 de cada 100 pesos invertidos en publicidad en México se canalizan a la televisión abierta.

Aunque el 40% de los hogares del país está inscrito a una firma de televisión de paga, no hay aún comparación equilibrada con la televisión abierta.

En Estados Unidos, por ejemplo, la audiencia durante el estreno de la exitosa serie Game of Thrones, acotada a la televisión de paga, alcanzó la cifra record de ocho millones de un total de 320 millones de televidentes.

Del otro lado de la moneda, el Super Bowl, transmitido por televisión abierta, alcanzó una audiencia de 120 millones, es decir ocho de cada 120.

Como usted sabe, con la reforma en telecomunicaciones se abrió la posibilidad del must carry-must offer que permite a los suscriptores de televisión de paga ver los principales canales de televisión abierta.

En el camino se habla de que los anunciantes están apuntando a la opción de Netflix. Sin embargo, el esquema no tiene espacio para la publicidad.

Y sin embargo, además, mientras el 98% de los hogares tiene televisión, apenas la mitad tiene opción de internet, condición necesaria para acceder a Netflix.

De acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo, aunque sigue creciendo el acceso a banda ancha en el país, aún estamos muy lejos de Chile, Brasil, Panamá, Uruguay, Colombia y aún Barbados.

Ahora que con la llegada del apagón analógico, es decir el arribo de la señal digitalizada, la posibilidad de la televisión abierta se multiplicaría.

La coyuntura se abre para el consumo de servicios como el llamado Over The Top.

Según datos del Inegi, la televisión abierta está en opción de alcanzar a 30 millones de hogares en el país.

El jaque, pues, está muy lejos del mito. Cuando sobrevino la ruptura entre las empresas del magnate Carlos Slim y las cadenas de televisión abierta, éstas se refugiaron en todos los medios posibles, ya prensa, radio, televisión de paga, internet, redes sociales…

Y sin embargo, regresaron a Televisa. Se diría, pues, que el problema es de coyuntura, digamos la publicidad camina a la par de la situación económica del país. Así de simple.

Balance general. Colocada en el limbo tras la adquisición por parte de la AT&T de los Estados Unidos de Iusacel y Unefon desde un ángulo y de Nextel por el otro, la Telefónica México coquetea con Axtel.

La posibilidad habla de una alianza estratégica, una fusión o de plano la adquisición del capital de la firma con sede central en Monterrey.

A diferencia de la filial de la Telefónica Española, Axtel participa en el mercado con el llamado triple play, es decir telefonía, video y banda ancha.

El fuerte de la firma es la telefonía fija, en la que la empresa encabezada por Francisco Gil Díaz participa en forma incipiente con una pequeña posición de mercado.

Soltada la versión, las acciones de Axtel han crecida dos dígitos en su cotización.

Scribe en Bio Pappel. Finalmente, tras el visto bueno de la Comisión Federal de Competencia Económica, se consumó la compra de la Corporación Scribe por parte de Bio Pappel. La firma adquirida tiene 34 plantas industriales en el país, el sur de Estados Unidos y Colombia.

La marca seguirá en el mercado. Con la fusión, Bio Pappel se vuelve el mayor fabricante de papel café, blanco, para periódico, papel bond para copias e impresión, empaques de cartón corrugado y cuadernos, no solo en México sino en América Latina.

Su plataforma de venta crecerá en 50%

Premio Nacional de Calidad. La Asociación Nacional de Establecimientos TIF está por entregar por segundo año consecutivo su Premio Nacional de Calidad a los rastros que se distinguen por su sanidad e inocuidad.

El año pasado la distinción fue para el productor de cerdo de Sonora de razón social Frigorífico Kowi, además de la firma estadounidense Tyson, asentada en la zona de La Laguna, y Fapsa y Asociados productor de bovino de Sinaloa.

El mérito a reconocer esta vez es el de innovación.

Tormenta en HSBC. Aunque, al decir de sus funcionarios, el despido masivo de 50 mil empleados del banco inglés HSBC no va a tocar a su filial en el país, la cierto es que se anuncia una reestructura radical tanto de ésta como la de Brasil.

Agobiado por colosales multas con las que pudo librar acusaciones de permitir operaciones de lavado de dinero en paraísos fiscales, el banco alguna vez sembrado como el más poderoso del planeta, está tratando de resarcirse vía recuperación de rentabilidad.

Derroche de Ficrea. En el hurgar de los papeles de la financiera popular Ficrea la autoridad se ha encontrado una joya: la firma acusada de fraude por los ahorradores se gasto en cuatro años 316 millones de pesos en publicidad.

La cifra la coloca al tú por tú con bancos con 100 veces más perspectiva de clientela.

El Scotiabank, por ejemplo, se gastó en el lapso 488 millones; Santander 590 y Banorte 700.

Sí a Uber. De acuerdo a la Comisión Nacional de Competencia Económica la presencia de las empresas de transporte de pasajeros, digamos taxis privados, Uber y Cabify es sana para el mercado al generar eficiencia y seguridad a los usuarios.

De acuerdo al organismo el desarrollo de aplicaciones móviles para el transporte de pasajeros resuelve problemas de coordinación entre conductores y pasajeros, contribuye a la movilidad urbana y fomenta la innovación.

Sin embargo, la instancia urge a reglamentar la actividad.

albertobarrancochavarria0@gmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD