aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Detrás de la Noticia | Ricardo Rocha

Mis pronósticos

Ricardo Rocha ha sido redactor, reportero, corresponsal de guerra, productor y conductor de programas.

En 1977 cubrió por dos meses la ...

Más de Ricardo Rocha



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Miércoles 03 de junio de 2015

No se trata de trivializar el asunto. Tampoco son apuestas. Ni que estuviéramos en Las Vegas. Es, simplemente, participar en el deporte nacional más popular cada tres o seis años. Un divertimento al que todos los mexicanos tenemos derecho, porque nos acerca a la ilusión de una democracia posible.

Así que, con el debido respeto a los procesos para Cámara de Diputados, alcaldes, Congresos locales y otros cargos, procedamos a las elecciones que más llaman la atención:

—En el caso de las gubernaturas puedo dar por un hecho que en Campeche ganará el PRI con Alejandro Moreno y en Baja California Sur el PAN con Carlos Mendoza, aun cuando los priístas esperen un milagro de Ricardo Barroso.

—En Colima, el oficio de Jorge Luis Preciado del PAN —quien ya fue líder de los suyos en el Senado— se impondrá a José Ignacio Peralta, un político de escritorio, cuyo mérito mayor fue ser subsecretario de la cuestionadísima SCT.

—En Guerrero, el candidato priísta Héctor Astudillo se impondrá a la perredista Beatriz Mojica, quien no pudo quitarse la losa de su aguirrismo. En cambio, Astudillo pareció aprender de su derrota anterior para articular una campaña sólida que lo ha llevado a una ventaja de al menos 10 puntos de encuestadoras confiables. Resultado estelar para el PRI que recuperará Guerrero después de 12 años de mandatos seudoperredistas.

—Las otras cinco elecciones están mucho más cerradas y son cosas de dos. En Michoacán, el derrumbe de la panista Luisa María Calderón —¡no me ayudes hermano!— dejó la contienda entre el favorito de arranque, Silvano Aureoles, quien está cerca de ser alcanzado por el sorprendente Ascensión Chon Orihuela del PRI. Final de fotografía.

—En Querétaro está ocurriendo algo parecido. Las encuestas han venido dando como favoritos a uno y a otro. Pero creo que al final se impondrá por discurso y credibilidad Roberto Loyola, del PRI, a Pancho Domínguez, del PAN.

—San Luis Potosí es un volado entre el priísta Juan Manuel Carreras (40.5 %) y la panista Sonia Mendoza (40.3) según la encuesta de EL UNIVERSAL publicada apenas ayer.

—La misma fuente describe el pleito voto a voto en Sonora entre la priísta Claudia Pavlovich (45.8), a quien parece haberle funcionado aquello de “que hablen de uno aunque sea mal” y el panista Javier Gándara (44.6) a quien le faltó el punch para noquear cuando pudo hacerlo.

—Finalmente, la joya de la corona: Nuevo León; en donde se hará historia este fin de semana con el triunfo del carismático candidato independiente Jaime Rodríguez El Bronco sobre la priísta Ivonne Alvarez y el panista Felipe de Jesús Cantú, cuyos partidos se han alternado el gobierno por dos décadas, con el resultado de un hartazgo ciudadano por la ineficiencia y la corrupción, ejemplificadas sobre todo en el actual mandatario priísta Rodrigo Medina. En este fastidioso escenario irrumpió la figura fresca de El Bronco sobre el que ahora coinciden EL UNIVERSAL, El Norte y Parametría en que ganará con dos o cinco puntos. Lo insólito es que su triunfo lanzará un enorme desafío a los partidos y al mismísimo gobierno federal para el 2018: sí es posible que un candidato independiente gane la Presidencia de la República. Nada más y nada menos.

Periodista.
ddn_rocha@hotmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD