aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Historias de reportero | Carlos Loret de Mola

La otra cara del escándalo OHL

Carlos Loret de Mola nació en Mérida, Yucatán, México, en 1976. Tiene una licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo ...

Más de Carlos Loret de Mola



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Jueves 28 de mayo de 2015

No hay quien no haya escuchado hablar de La Bestia, el zangoloteado tren que sale de Chiapas, al que se trepan migrantes mexicanos y centroamericanos jugándose la vida en su ruta hacia Estados Unidos.

Son desgraciadamente frecuentes las noticias de que a ellos los atropellan los vagones dejándolos muertos o cuando menos amputados, de que pandilleros los asaltan a bordo, de que autoridades los extorsionan, narcos los secuestran o de plano descarrila el tren porque las vías están podridas de viejas y hay zonas donde los durmientes de plano no existen.

En la recta final del sexenio de Felipe Calderón, cuando su gabinete estaba a punto de dejar la administración federal, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, entonces comandada por Dionisio Pérez Jácome, realizó una maniobra político-financiera que despierta sospechas:

Según información de primer nivel a la que he tenido acceso, de última hora, la SCT revivió la concesión del tren La Bestia a la empresa norteamericana que la tenía prácticamente extinta, y ésta a su vez la endosó a la mexicana Infraiber.

Infraiber es nada más y nada menos que la empresa que ha denunciado en juzgados y medios de comunicación el escandaloso caso de OHL por el Viaducto Elevado y el Circuito Exterior Mexiquense, a partir de que mantienen una disputa comercial por esas obras. Incluso se ha señalado a Infraiber como la que espió a los directivos de OHL, grabó sus conversaciones privadas y las expuso públicamente desde el anonimato.

Son las conversaciones en las que con gran soltura, los directivos de OHL hablan de fraudes y sobornos, que han significado un desplome en el precio de las acciones de Bolsa de este consorcio y han generado preguntas sobre los tratos que tuvieron con los gobiernos de Eruviel Ávila, Enrique Peña Nieto y Arturo Montiel en el Estado de México.

La respuesta de las autoridades federales y estatales ha sido prometer auditorías. Me parece que para darles credibilidad deberían ser realizadas por organizaciones de la sociedad civil como el Instituto Mexicano para la Competitividad, Transparencia Mexicana y/o México Evalúa.

En el pleito entre Infraiber y OHL, la batalla mediática la va ganando —y arrasando— la primera. Tiene a OHL contra las cuerdas, cuestionada y devaluada.

Poco se sabe, sin embargo, de encuentros privados en los que, según fuentes de primer nivel, Infraiber habría pedido 40 millones de dólares a OHL para arreglar el pleito. Y con ello abrir la puerta para que el actual gobierno federal invierta fuerte a la modernización de La Bestia (unos 2 mil millones de pesos, por ejemplo) y luego no objete que pueda ejercer la concesión del afamado tren que obtuvo en la recta final del calderonismo.

SACIAMORBOS. Ya sabe usted que en este negocio de la infraestructura es difícil encontrar blancas palomas.

historiasreportero@gmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD