aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Empresa | Alberto Barranco

*Viene conflicto laboral en Pemex

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo,tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la pren ...

Más de Alberto Barranco



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas
Aunque la mira apunta a la destrucción de un absurdo, la decisión de Petróleos Mexicanos de acelerar la jubilación de entre dos y tres mil trabajadores cuyas plazas ya no serán cubiertas, está provocando un conflicto laboral en la antesala de la apertura de la competencia al capital nacional y extranjero.

Miércoles 13 de mayo de 2015

La decisión vulnera una de las cláusulas del Contrato Colectivo de Trabajo que obliga a que el lugar en la nómina se herede a familiares en línea descendente u horizontal de trabajadores en retiro.

La ruta podría prolongarse hacía los nueve mil 513 trabajadores que están en la fila para obtener una pensión, tras haber cumplido 55 años y cubrir al menos 25 de labores interrumpidas.

Semanas antes, bajo el mismo marco, es decir cancelación de plazas, se habían jubilado 600 trabajadores de la refinería Antonio M. Amor.

De repetirse el numerito, la empresa productiva de Estado estaría reduciendo su pasivo laboral en 102 mil millones de pesos, la duodécima parte del faltante de reservas que arrastra.

El problema, decíamos, es que la medida está agrietando más la división al interior de los trabajadores, en la sospecha de que el líder Carlos Romero Deschamps pactó con la exparaestatal la modificación del Contrato Colectivo de Trabajo a cambio de impunidad.

El acuerdo, en cuya parte visible se pactó incrementar casi 27 por ciento los premios de productividad; de nueve por ciento en el monto de la canasta básica de alimentos; un aumento sustancial en la partida para eventos culturales, incluida la asistencia gratuita a un concierto del tenor Fernando De la Mora, se festejó a ritmo de batucada en una estrepitosa asamblea cuyo griterío creció a medida que se desgranaban los logros.

La percepción apunta a que la cancelación de plazas se pactó justo en este convenio entre la instancia y el Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, marcado con el número 10717.

El documento avalaría la posibilidad de cancelar 60 mil de las 125 mil plazas sindicales.

De hecho, la disidencia del cacicazgo de Romero Deschamps, encabezada por Juan Carlos Chávez, ya está sonando los tambores de guerra bajo la consigna de movilizaciones en todo el país.

En su reciente visita a México, en la que auguró que en el 2025 el país tendría niveles diarios de producción de petróleo de cuatro millones de barriles, el economista en jefe y director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, Fatih Birol, recomendaba reducir la nómina de los petroleros para paliar la caída en la facturación.

Según el Instituto Tecnológico de Monterrey, Pemex tiene el triple de plazas que empresas multinacionales como Shell.

Petróleos Mexicanos había ofrecido que antes de octubre, fecha en que se realiza la revisión contractual, plantearía una salida frente al colosal faltante de reservas para atender pensiones y jubilaciones de sus trabajadores.

Existen 40 mil en la antesala del corto plazo, es decir de uno a tres años.

Entre el 2010 y el 2014 se jubilaron 20 mil trabajadores, en un escenario en que hasta el 2011 la gran mayoría de los activos tenía más de 40 años de edad y 17 de servicios.

En total, Pemex mantiene una nómina paralela de 82 mil jubilados.

Las alternativas que se barajan eran que el gobierno convertiría en deuda pública el formidable boquete de 1.6 billones de pesos, o que modificaría las reglas de cara a los trabajadores futuros, incorporándolos al Sistema de Ahorro para el Retiro.

El año pasado Pemex debió erogar 38 mil 119 millones de pesos para paliar el problema.

Naturalmente, la posibilidad de dar la pelea por parte de Pemex de cara a la reforma energética obliga a deshacerse de los fardos; y naturalmente, la posibilidad de heredar las plazas es un contrasentido. Sin embargo, no se pueden cancelar derechos adquiridos con un convenio oscuro avalado por un líder sindical cuya honorabilidad está en entredicho.

La reacción puede ser avasallante.

Balance general. En la sospecha de intento de soborno a los grupos ecologistas opositores, el ministerio de Energía y Minas de Perú suspendió el permiso a la filial del Grupo Minero México, Southern Copper, para explotar una mina de cobre denominada Tía María.

La firma de Germán Larrea había anunciado el inicio de operaciones en el 2016.

En la moda de la filtración de conversaciones telefónicas privadas, se dio a conocer que un abogado que supuestamente se colocó como mediador de la empresa para frenar las protestas, contra lo que se califica de ecocidio.

La empresa negó que el abogado involucrado trabajara para su causa.

Sin embargo, la explicación no fue suficiente para la ministra, Rosa Ortiz, quien está exigiendo la presencia del propio Larrea para aclarar el asunto.

El problema, es que el empresario mantiene un perfil bajísimo, es decir no ha dado la cara aún en litigios que colocan en riesgo a su imperio, por ejemplo el derrame de sustancias tóxicas de la mina Buenavista del Cobre o la muerte de mineros en Pasta de Conchos.

Zancadilla contra Alfa. Del plato a la boca podría caérsele la sopa al Grupo Alfa de Monterrey en su pretensión de aumentar su participación en la petrolera colombiana Pacific Rubiales para llegar al 50 por ciento.

El obstáculo lo representa un grupo de inversionistas venezolanos que acaba de aumentar su participación en el capital de la firma de 11.83 al 19.02 por ciento.

Alfa mantiene el 18.98.

La apuesta apuntaba a tomar el control total de la compañía en sociedad con la firma Harbor Energy.

La empresa regia pagaría 637.96 millones de dólares canadienses, a razón de 6.50 por acción.

La sospecha es que los venezolanos tomaron una posición mayor para encarecer la oferta.

Zambrano a un año. En su primer aniversario luctuoso, Cementos Mexicanos le rindió ayer un homenaje al que fuera su presidente y director general, Lorenzo Zambrano, quien colocó a la firma en el cuarto peldaño del ranking del planeta.

El camino, hace cuatro años, cuando el gobierno de Venezuela nacionalizó sus plantas y su deuda había crecido al infinito, parecía llevar al desplome a la compañía, quien inició un duro proceso de realineación financiera.

El marco exigía la venta de activos no estratégicos y la cancelación de préstamos bancarios o colocaciones de papeles de deuda.

De hecho, se fijó una dura ruta de desendeudamiento.

La estrategia, hoy, le permite a la firma enfilarse al tercer lugar mundial.

albertobarrancochavarria0@gmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD