aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Historias de reportero | Carlos Loret de Mola

Gracias, Dios mío, por las campañas

Carlos Loret de Mola nació en Mérida, Yucatán, México, en 1976. Tiene una licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo ...

Más de Carlos Loret de Mola



Martes 12 de mayo de 2015

Los millones de spots son insufribles. Las sonrisas vacías de miles de candidatos exhiben su seducción por la imagen por encima de la propuesta. Los cientos de millones de pesos de multas a los partidos suenan espectaculares… salvo que se pagan con nuestro dinero.

Pero algo bueno está saliendo de las campañas. Dentro del hastío por el tono de la contienda y la pobreza intelectual (que no económica) de los contrincantes, una parte de la idea democrática de la competencia plural se está cumpliendo.

Esta guerra de lodo nos permite enterarnos de cosas que no sabíamos, porque cuando en el chapuzón de agua puerca hay verdades (y hay que decantarlas de las no pocas mentiras que circulan), sirve conocerlas:

Los ex senadores y ahora candidatos del PAN a los gobiernos de Querétaro y de Baja California, Pancho Domínguez y Carlos Mendoza, respectivamente, presumieron en conversación telefónica filtrada apoyos de un empresario por “6 kilos (se presume que millones de pesos) al mes” para sus campañas. Y que siendo senador Domínguez usaba con frecuencia aeronaves de la gasera Gas Express Nieto y guardaba silencio en la Comisión de Energía sobre las irregularidades de esa empresa.

Supimos de las reuniones del candidato del PRI al gobierno de Campeche, Alejandro Moreno, Alito, con el dueño de Oceanografía, Amado Yáñez; el uso que hacía del helicóptero de esa empresa y los negocios familiares del ahora candidato en el sector energético en Estados Unidos. Y que su “principal oponente” de Morena y el PT, Layda Sansores, hace campaña sin dejar de cobrar en el Senado aunque, claro, ya no va a trabajar.

También que la candidata del PRI a gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, usa aviones privados del propietario de una empresa a favor de la cual cabildeó como senadora. Y que su oponente del PAN, Javier Gándara, colecciona mansiones de lujo en Estados Unidos, con un valor de 117 millones de pesos (de las trapacerías del gobernador local nos enteramos desde antes).

Supimos que el candidato independiente al gobierno de Nuevo León, Jaime Rodríguez, El Bronco, omitió incluir en su declaración de bienes 70 mil 532 metros de solares urbanos y 62 hectáreas de parcelas de los que se hizo… cuando era alcalde.

Hemos tenido información de los carísimos relojes del presidente del PRI, César Camacho, y los excéntricos viajes de la familia del presidente del PAN, Gustavo Madero.

En grabaciones subidas a redes sociales, en anuncios de campaña o mediante investigaciones periodísticas y filtraciones, la sociedad ha recibido información buena y mala sobre los que aspiran a ocupar un cargo público.

Es necesario limpiar la información precisa de las calumnias, pero es mejor que fluyan las acusaciones, que se someta a los candidatos al escrutinio de la sociedad y se ventilen sus negocios, sus propiedades, sus relaciones.

Yo soy de los que preferimos enterarnos, aunque dé coraje. Y los tiempos de campañas son campo fértil para ello.

SACIAMORBOS. ¿Cuánto tiempo durará el zócalo de Oaxaca sin “maestros” de la CNTE?

historiasreportero@gmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD