aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En petit comité | Óscar Mario Beteta

EU: reciprocidad obligada

Es un economista especializado en periodismo. Ha sido galardonado con el Premio Nacional de Periodismo por el Club de Periodistas de México, e ...

Más de Óscar Mario Beteta



COLUMNAS ANTERIORES


    Ver más columnas

    Viernes 08 de mayo de 2015

    Como país hegemónico, Estados Unidos es la parte más importante del problema del narcotráfico. Pero es la fracción más alejada y despreocupada por su solución. Y mientras no aporte más a ésta, el fenómeno será incontrolable. Incontenible. Con graves y crecientes consecuencias. Con los crímenes de todo tipo que lleva indisolublemente asociados.

    El vecino país, de acuerdo con todas las estadísticas de larga data, es el mayor demandante de drogas. Es el que más compra sustancias prohibidas. Sus ciudadanos forman el sector más amplio de consumidores. Los gastos de importación de cualquier parte de planeta implican miles de millones de dólares. Las ganancias que genera el mercado por la intoxicación masiva son incalculables.

    Aunado inmediatamente al tráfico de estupefacientes, se halla la venta de armas. Los criminales son insaciables consumidores de todo tipo de armamento. Éste se consigue con bastante facilidad en todo Estados Unidos. Sus exportaciones alcanzan también cifras astronómicas.

    Importación de drogas y exportación de armas por parte de Estados Unidos forman un binomio perverso, indisociable y temible. Imparable como es, no se puede esperar que cese la criminalidad en otros países, como México.

    Lo que se vio el 1 de mayo en varias entidades, sobre todo en la capital de Jalisco: Guadalajara, no se puede desvincular de este monstruo global. La existencia de cárteles, cada día más beligerantes, agresivos y sanguinarios, será una constante mientras Estados Unidos no haga algo con los dos factores que los sostienen, que son demanda de estupefacientes y oferta de armas.

    Los esfuerzos que ha hecho el gobierno federal desde hace varios años, no sólo no han dado resultados definitivos, sino que son crecientes y cada vez más insuficientes.

    En los últimos meses, ha hecho decomisos por más 6 mil 670 millones dólares. Ha asegurado 11 mil armas y 13 mil 200 vehículos. Ha detenido a capos del más alto rango. Ha descabezado los cárteles de Sinaloa, Juárez, Golfo, Los Zetas, Beltrán Leyva, Tijuana y La Familia.

    Llevó ante la justicia o murieron, a Joaquín El Chapo Guzmán, Vicente Carrillo Fuentes, Osiel Cárdenas Guillén, Arturo Beltrán Leyva, Fernando Sánchez Arellano, Servando Gómez… y la amenaza sigue. Incluso, resurgió con fuerza y a violencia inusitadas con el Cártel Jalisco Nueva Generación la semana pasada en Guadalajara.

    Un avance sustancial no se vislumbra en el corto plazo. Y no se ve porque el pernicioso círculo que alimenta y alienta al crimen organizado se mantiene irascible, insensible, inamovible. ¿O acaso el gobierno de Estados Unidos sería capaz de asumir un compromiso con sus ciudadanos, con los demás países, con la humanidad y consigo mismo controlando o disminuyendo la demanda de estupefacientes? Mientras mantenga la máxima de dejar y dejar y dejar pasar, los mexicanos seguiremos poniendo los muertos y los norteamericanos recogiendo las ganancias.

    SOTTO VOCE… Que Marcelo Ebrard habría tratado de obtener perdón antes de salir del país. Se fue porque se lo negaron. Y se augura que regresará por la misma causa. Así, seguirá siendo noticia… La “bomba” Rodrigo Medina-Papá (Humberto Medina Ainslie) que se tiene preparada, según fuentes de Nuevo León bien enteradas, podría estallar con mayor fuerza y provocar consecuencias graves, desconocidas, unos días antes de las elecciones… Especialistas y estudiosos del sistema de partidos, incluido el ex presidente del IFE, José Woldenberg, están totalmente en contra de la cancelación del registro del PVEM. Por los argumentos que exponen, es de esperar que el INE desestime la presentación de 140 mil firmas que pugnan por la aplicación de esa medida. Sería verdaderamente extrema y antidemocrática. La campaña en su contra es producto del éxito que tuvo su estrategia desplegada para incrementar de manera sustancial la intención de voto en su favor.

    ombeluniversal@gmail.com
    @mariobeteta



    Comenta la Nota
    PUBLICIDAD