aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Detrás de la Noticia | Ricardo Rocha

Galeano, Grass: conversaciones inolvidables

Ricardo Rocha ha sido redactor, reportero, corresponsal de guerra, productor y conductor de programas.

En 1977 cubrió por dos meses la ...

Más de Ricardo Rocha



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Miércoles 15 de abril de 2015

Cuando yo me vaya de este planeta, lo haré muy agradecido: a la vida misma nada más por haberla vivido; a los seres que amé y me amaron; a los paisajes, sonidos y voces que fueron entrando a mi corazón; y a este maravilloso oficio de periodista que me ha permitido cronicar México, alguna parte del mundo y conocer seres tan luminosos como los dos que acaban de irse.

Conste que dije que se fueron. No que se murieron. Porque, a ver, cómo podrían morirse quienes siguen tan vivos en las cabezas y la piel de millones a través de sus obras. Y es que se trata de dos gigantes. Que yo no sé de cierto si se conocían, pero que parecen haberse puesto de acuerdo para caminar juntos a ese otro mundo de misterios que es la muerte.

A Günter Grass lo entrevisté en el Gran Hotel de la Ciudad de México una mañana del 92, siete años antes de que le dieran el Nobel y frente a dos jugos de naranja. A pesar de la traducción simultánea alemán-español y de vuelta, la charla fue fluyendo, aunque de entrada estuvo un tanto áspera: “Vine como autor muy joven en 1965 por primera vez a la ciudad de México; en aquel entonces era todavía abarcable con la vista y tenía un encanto inconfundible; regresé hace diez años, en el 82 y me percaté de un proceso de destrucción y una situación caótica”. Luego hablamos de cuando amenazó con dejar de escribir después de cumplir 65 años y fue implacable: “Es que hay autores que a una edad avanzada sólo repiten lo que ya han dicho y en ese caso yo desearía tener compañeros que me den un golpecito en el hombro y me digan ‘amigo, ya basta, te estás repitiendo, sigue dibujando y ya no escribas’”. Por cierto, al referirse a sus dos pasiones me diría: “Para mí son las dos muy importantes y complementarias; pero se han desarrollado de tal manera que mi literatura ha atraído más la atención y por ello mi labor plástica ha quedado un poco a la sombra; pero lo que la gente no sabe es que muchos de mis textos comienzan con un dibujo o viceversa”. También hablamos del Nobel que todavía no se lo habían dado, aunque ya llevaba años de candidato. Me mostró entonces su faceta menos recurrente tal vez, su sentido del humor: “…pues a mí en parte me divierte y en parte me aburre; la que cada año se excita en esos días es mi secretaria cada vez que suena el teléfono… aunque luego todo vuelva a quedar en la nada”.

Finalmente, y a propósito del Tambor de Hojalata, hablamos del futuro: “A los niños de hoy, en el milenio próximo, les dejaremos un mundo terrible donde el futuro ya está predeterminado; la sobrepoblación arruinará este planeta, pero el Papa y la Iglesia hablan y actúan como si no existiera el peligro; el abuso en la industrialización está destruyendo los recursos naturales y la riqueza que generamos se emplea para el armamentismo”.

Sólo al final, algunos atisbos de esperanza: “Este no es un apocalipsis que nos venga impuesto de un poder celestial; es una obra humana y como tal debe enmendarse denunciando a los políticamente responsables; hay que evitar lo peor y establecer un orden justo entre los países desarrollados y los del tercer mundo; sí, tal vez necesitamos un niño que nos llame la atención con su tambor, pero hacen falta oídos abiertos para escucharlo”.

PD) En una próxima entrega, Eduardo Galeano.

Periodista.
ddn_rocha@hotmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD