aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Detrás de la Noticia | Ricardo Rocha

Reinventar México: annus horribilis

Ricardo Rocha ha sido redactor, reportero, corresponsal de guerra, productor y conductor de programas.

En 1977 cubrió por dos meses la ...

Más de Ricardo Rocha



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Miércoles 01 de abril de 2015

Así está siendo este 2015 en materia económica luego del anunciado recorte de 124 mil millones de pesos al presupuesto federal. Pero más lo será 2016 sobre el que el presidente Peña Nieto ya advirtió que debido a la baja en los precios internacionales del petróleo, el presupuesto será de base cero; es decir, que no tomará en cuenta para nada el de este año y se replantearán uno por uno ingresos y sobre todo egresos. Lo que anticipa un recorte que el propio gobierno no se ha atrevido a anunciar, pero que ya pronostican desde el Instituto Mexicano de Contadores Públicos: “El rediseño anunciado por el gobierno federal podría significar un recorte de hasta 250 mil millones de pesos”. Un pronóstico al que se suman las expresiones de Luis Videgaray, secretario de Hacienda: “Avizoramos un panorama de gran incertidumbre”; “hay que prepararnos para escenarios desfavorables”. Por cierto, el Presidente y su secretario hablaron en la Convención Bancaria de Acapulco, donde los señores banqueros —en su gran mayoría extranjeros— se felicitaron unos a otros por sus crecimientos exponenciales. Así que, bancos ricos y usuarios pobres. Lo que prueba una vez más que en este país, el problema no es sólo la pobreza, sino la distribución del ingreso, en una palabra; desigualdad.

El escenario plantea pues, muy pocas certezas y un montón de interrogantes: ¿fracasaron las reformas estructurales? ¿Se nos pasó el mexican moment? ¿Se canceló el “futuro promisorio”? ¿Se congeló para siempre el crecimiento? ¿Este país va a quebrar?

Pero lo peor de todo es lo que no se ve: por lo pronto, ¿dónde está el piloto? ¿Quién tiene el plan de vuelo? ¿La hoja de ruta? ¿El proyecto de país para librar este complejísimo trance histórico? Porque, para recortar cualquiera, nada más que empezaríamos por los gigantescos gastos superfluos de los tres niveles de gobierno. Y a propósito ¿dónde están los genios de Economía, Hacienda y el Banco de México? ¿Y los asesores, y los asesores de los asesores? ¿Y los coordinadores de los asesores? ¿De verdad a nadie se le ha ocurrido nada para salir de la crisis? Y si no lo saben, el gobierno debería renunciarlos a todos y traerse de emergencia a cerebros que sí funcionan como el hindú Amartya Sen, el peruano Hernando de Soto, el francés Thomas Piketty o el bangladeshiano Muhammad Yunus para integrar un Think Tank que sí sea eficiente. Urge reactivar el mercado interno, favorecer a micro y pequeñas empresas, generar empleos y crear riqueza a partir de la pobreza.

Pero seguimos aferrados a los viejos moldes y el gobierno declara que su prioridad es “proteger la estabilidad macroeconómica”. Mientras cada año hay más millones de pobres que se integran al crimen organizado o al comercio informal, que ya rebasó en empleos al formal. Además, las viejas recetas incluyen un endurecimiento fiscal porque, aunque disminuido, el dinero para el presupuesto tiene que salir de algún lado. Algo que según el mismo IMCP “no impulsará la inversión, ni creará más empleos formales, lo que se traducirá en menor crecimiento”.

Sí, sé que es una cantaleta con la que llevo veinte años: lo que este país necesita es un nuevo modelo económico. Pero, hasta ahora, nadie se ha atrevido.

Periodista.
ddn_rocha@hotmail.com



Comenta la Nota
PUBLICIDAD