aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bucareli | Jacobo Zabludovsky

Pancho Aguirre y la TV (III)

Periodista y licenciado en Derecho por la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. Inició sus actividades period ...

Más de Jacobo Zabludovsky



COLUMNAS ANTERIORES


Ver más columnas

Lunes 30 de marzo de 2015

Jacobo Zabludovsky: ¿Qué debe esperar el público de estos nuevos canales?

Francisco Aguirre: Una variación, una variedad, una pluralidad.

Pienso que el hecho de que exista una mayor competencia, pues serían cuatro grupos, básicamente, va a permitir esforzarnos en las programaciones y entrar a nichos de programación que quizá la población, la gran audiencia mexicana, está esperando y no ha sido satisfecha justamente por no haber mayor variedad o por tener un número menor de oferentes.

JZ: La competencia que se inicia ahora y supera todas las experiencias anteriores, no te hace de dudar o temer la infraestructura que tiene Televisa y que tiene Televisión Azteca como agentes preponderantes. ¿No contemplas problemas para usar esa infraestructura en los nuevos canales de esta empresa?

FA: No, mira, preponderante es Televisa, Azteca no lo es. Televisa es el único que ha sido calificado como preponderante, pero está muy clara la normatividad; el IFT tiene en su interior una comisión de competencia, un apartado muy bien estructurado, y en caso de que haya alguna diferencia ellos pueden mediar, eso ya está establecido y previsto.

JZ: Yo creo que no es nueva esta situación para la familia Aguirre, sobre todo para ti que eras muy joven.

FA: No, no.

JZ: Eras muy joven cuando iniciaste en radio.

FA: ¡Ah, sí! Empecé de niño.

JZ: Exactamente.

FA: Así nací.

JZ: Y en aquella época W Radio era la gran institución, la catedral, la que tenía 90% del auditorio o más y, sin embargo le hicieron un hoyo con la aparición de discos de alta fidelidad, que era una gran novedad, ya no había que esperar a que Agustín Lara cantara una o dos canciones los jueves a las 8:30 de la noche porque podíamos escuchar a Agustín Lara todas las veces que quisiéramos, todas las horas necesarias, con mejor calidad, y el avance de la técnica fue aprovechado con gran sagacidad por tu papá y por ti, sobre todo por ti en esa época ya, y le hicieron un hoyo. Los grandes anunciantes como los jabones, los aceites empezaron anunciarse en las estaciones “chicas”, de Radio Centro, porque era más barato el spot y porque el público empezó a escucharlas, descubrió que ofrecían todas los atractivos que las grandes ofrecían una vez por semana a cierta hora de la noche.

Esa experiencia es digna de recordarse en este momento porque la gente dice “Pues, ¿cómo le va hacer este cuate?”.

FA: Bueno, no es un cuate, somos dos, acuérdate que son dos cadenas nuevas. Pero yo creo que es un pastel muy grande. El presupuesto de publicidad es de más de 40 mil millones de pesos y digo “de más” porque en las cifras, en las estadísticas que existen no se contemplan todos los ingresos: hay algunos del interior que no están registrados, en fin, pero es una cantidad muy importante, y con un porcentaje relativamente modesto podríamos nosotros salir adelante con nuestro plan de negocios.

JZ: ¿Te vas asociar con algunos inversionistas notables de México o de fuera de México?

FA: Estamos justamente evaluándolo, estamos en pláticas desde hace un tiempo con inversionistas del DF, a nivel nacional y también internacional, de diferentes continentes, ¿eh?

JZ: Hay un nuevo público, que es el de los jóvenes que usan el Twitter, ¿ofrecerás algo a este sector del auditorio?

FA: Sí, cómo no, claro. Tenemos estaciones de radio que nos van a permitir esa identificación, ese servicio muy efectivo.

JZ: A mí me gustaría tomar unos dos minutos de esta entrevista para narrar una experiencia personal relacionada contigo, que puede aclararle a mucha gente que no sabe tu trayectoria por qué la empresa que tu capitaneas, que tú diriges, recibió esta licitación después de cumplir, por supuesto, con todos los requisitos que la convocatoria exigía

Cuando renuncié a Televisa, hace ya 15 años, recibí varias ofertas de prensa, de periódicos y de radio, y yo andaba con problemas de salud y con la convalecencia del cáncer y el choque de haber salido de repente de la casa donde trabajé 50 años. Aunque fue voluntaria mi salida, fue traumática también, porque no me lo esperaba en la mañana, y en la tarde ya estaba afuera. Entonces tú llegaste con una oferta que incluía algunas características que a mí me gustaron desde el principio, sobre todas las otras que ya había recibido, alguna de las cuales no se cumplió porque no me cumplió quien me lo ofreció, ¡qué bueno! Pero esa es otra cosa.

Entonces llegaste ofreciéndome un noticiero en una estación que no se escuchaba, sin noticieros, a una hora con menos radios encendidos que en la mañana.

Todas eran desventajas, excepto no desplazar a otros.

Me gustó el desafío. Acepté.

(Continuará)



Comenta la Nota
PUBLICIDAD