aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Por los estadios del mundo | Inés Sainz

De tenis y glamour

Queridos lectores de EL UNIVERSAL, me siento muy honrada de comenzar una nueva aventura en mi carrera y ahora de la mano del Gran Diario de Mé ...

Más de Inés Sainz



COLUMNAS ANTERIORES


Ver todas sus columnas

Martes 03 de marzo de 2015

Sol, playa, glamour y deporte, qué mejor combinación para disfrutar de una semana que fue simple y sencillamente maravillosa y que disfruté como cada año de principio a fin.

Acapulco brilló y sucumbió ante el espectacular ambiente que trajo consigo el Abierto Mexicano de Tenis, un evento digno de nuestro país y que reunió a algunos de los y las mejores sembrados de la ATP y WTA.

Cada rincón lució en perfecto estado, y por supuesto, la afición al deporte de las raquetas no falló con el apoyo desde las tribunas y derrochando glamour fuera de ellas. Cada partido se vivió con singular emoción, pues disfrutamos de la mejor preparación de cada uno de los tenistas, aunque claro, no por ello dejamos de sorprendernos con eliminaciones inesperadas y abandonos insospechados.

Y es que el gran favorito llevaba por nombre Grigor Dimitrov, a quien personalmente sentí con el pleno convencimiento de no ceder el título, y que fue eliminado por Ryan Harrison.

En la rama femenil, la gran expectativa estaba puesta en Maria Sharapova, a quien todos imaginábamos disputando la gran final y que, sin embargo, tuvo que anunciar su retiro por presentar problemas estomacales, dejando en una buena parte de la afición tristeza por no verla mostrando lo mejor de su técnica más allá de los cuartos de final.

No obstante, el cierre del torneo nos tenía resguardada una gran dosis de juego con golpes largos, efectos impresionantes de la pelota, drives, revés y dejadas que bien valieron la pena.

Además, pudimos presenciar el récord de David Ferrer, quien se convirtió en tetracampeón dejando borrado a Kei Nishikori. El español reconquistó el título en Acapulco, uno que no había ganado desde 2013 y que hoy lo sitúa junto al austriaco Thomas Muster como máximos ganadores de dicho certamen.

En la rama femenil, la grata sorpresa la dio la suiza Timea Bacsinszky, quien valiéndose de la contundencia, dio lección de cómo se debe ganar un torneo al dejar en el camino a la francesa Caroline García.

Finalmente, hay que hablar de Santiago González, el tenista mexicano que se quedó a un pasito de ganar el título en dobles junto a su compañero polaco Mariusz Frystenberg, pero que demostró ímpetu y coraje, pues por momentos nos hizo soñar.

Así culminó una semana de emociones, de alegría, de disfrutar al máximo la combinación de tenis con la magia que ofrece el puerto de Acapulco.

deportes@eluniversal.com.mx



Comenta la Nota
PUBLICIDAD