aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Política Zoom | Ricardo Raphael

¿Quién es Ricardo Flores?

mgcd2012@gmail.com www.ricardoraphael.com @ricardomraphael ...

Más de Ricardo Raphael



COLUMNAS ANTERIORES


Ver todas sus columnas
“De reportero a reportero, le estoy pidiendo que me confirme su existencia profesional”

Jueves 12 de febrero de 2015

Peritos argentinos cometen 8 fallas”, dice la portada del periódico La Razón del martes pasado. En páginas interiores una nota afirma que la Procuraduría General de la República exhibió errores e imprecisiones del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), el cual presentó días antes una serie de inconformidades con respecto a la investigación que esa dependencia ha celebrado a propósito de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

La nota viene firmada por un reportero de nombre Ricardo Flores. Para probar su argumento, bajo la cabeza de la primera plana se ofreció un cuadro comparativo entre las afirmaciones del EAAF y la reacción de la dependencia federal.

De su lectura no es concluyente el titular de la nota. Podría decirse que hay puntos de vista encontrados entre ambas fuentes pero no que los antropólogos argentinos hayan cometido todas las fallas mencionadas. Más bien ocurre lo contrario, la tabla muestra varios equívocos relevantes de la PGR.

El artículo circuló esta semana en redes sociales y fue utilizado por más de uno para denostar a los peritos en quienes confían los padres de los normalistas secuestrados. Algún noticiario lo tomó en consideración y no pasó desapercibido por los que dan seguimiento al caso.

El mismo día de la publicación intenté contactar con el reportero Ricardo Flores, porque me surgió la idea de entrevistarlo. Una amable señorita respondió en el diario que no contaban con un teléfono de contacto, ya que el periodista recién entró a laborar al medio.

Compartió sin embargo conmigo un correo electrónico al que me dirigí para solicitar una cita. Ricardo Flores respondió rápido, pero escuetamente con una pregunta: “¿Para qué tema?” Aclaré el punto y reaccionó indicándome que sobre el artículo referido “tendría que consultar directamente a su editor”.

Cuestioné el motivo y él volvió a redactar con economía: “Porque él definió el ángulo”.

Extrañado por la evasiva decidí buscar otros materiales periodísticos publicados por este reportero en el diario antes mencionado. No encontré ninguno previo al mes de febrero de este año. En efecto, supuse, don Ricardo es un recién ingresado al medio.

¿Cómo le hizo entonces para lograr una primera plana antes de cumplir los quince días en el empleo? (Ayer obtuvo la segunda).

Aprovechando internet continué la búsqueda de otros materiales suyos. No hallé nada previo al día 2 de febrero de este año. Al parecer antes este sujeto se dedicaba a actividades distintas del periodismo. Intenté localizar su cuenta en Twitter: ningún Ricardo Flores corresponde al perfil del reportero en cuestión. Lo mismo sucedió en la red social Facebook.

Con respecto a la dirección de correo electrónico proporcionada, averigüé que ésta ha sido utilizada con sorprendente poca frecuencia. Fue entonces que comencé a coleccionar dudas fundadas sobre la existencia del individuo.

Volví a escribirle. Inquirí por qué me estaba siendo tan difícil localizar rastros suyos en la red, previos al día de la Candelaria. “¿Acaso me está usted entrevistando por este medio? —interrogó para después añadir— ingresé hace poco y en efecto, no hay más trabajos que pueda ubicar con mi nombre en este medio”. Insistí por última vez: “De reportero a reportero, le estoy pidiendo que me confirme su existencia profesional. Envíeme por favor alguna liga sobre su trabajo”.

Un último correo regresó a mi bandeja con las direcciones genéricas del sitio reforma.com, dialogoamericas.com y nuestro.mx. Sólo en alguno de estos portales pude encontrar una pieza de Ricardo Flores, la cual también es posterior al 2 de febrero.

Hasta aquí topó el día de hoy una investigación cargada de desconfianza.

ZOOM: “Las relaciones sociales entre los hombres se han pervertido tanto, que es más fácil obrar mal que conducirse correctamente”. Ricardo Flores (Magón).

www.ricardoraphael.com
@ricardomraphael



Comenta la Nota
PUBLICIDAD