aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Por los estadios del mundo | Inés Sainz

Color de hormiga

Queridos lectores de EL UNIVERSAL, me siento muy honrada de comenzar una nueva aventura en mi carrera y ahora de la mano del Gran Diario de Mé ...

Más de Inés Sainz



COLUMNAS ANTERIORES


Ver todas sus columnas

Martes 10 de febrero de 2015

¿Qué le pasó al Real Madrid? ¿Dónde se escondió el líder de España? ¿Quién osó en intercambiar papeles con uno de los equipos por excelencia de España? ¿En qué momento, el conjunto de Ancelotti cambió tan drásticamente el chip? ¿Qué fue lo que distrajo de tal manera a la escuadra merengue?

Podríamos llenar una página de preguntas sin respuesta, cuestionamientos que a unas horas de la tragedia en el Vicente Calderón siguen rondando la cabeza de quienes hemos seguido, semana tras semana, el paso férreo del Real Madrid en la Liga y que ahora observamos con rareza el tropiezo más escandaloso en lo que va del año.

Es bien cierto que la escuadra merengue aún lidera la tabla general, pero también lo es que sus incuestionables distracciones y errores, tal y como si se tratara de un grupo de novatos jugando a la pelota, fueron letales y originaron un mar de críticas plasmadas en las principales páginas de los diarios ibéricos y, peor aún, de la propia afición que hizo evidente su molestia para con los jugadores.

Ni la velocidad de un deslucido Bale; ni la guía de Kroos; ni la figura que por sí solo representa ‘CR7’, ninguno de los futbolistas pudo echarse el equipo al hombro y sacar a flote un barco que se hundió ante el regocijo de su rival en turno.

El Atleti de Simeone convenció, hizo feliz a su afición y de paso no tuvo reparo en darle una lección de honor a un Real Madrid que quedó moribundo y humillado y que nos recordó algunos de los episodios más vergonzosos en su historia, como aquella goleada que le propinó el Barcelona de 5-0 en la Liga o el 4-0 ante el Liverpool en la Champions.

El lado opuesto se vivió con el juego del Barcelona ante el Athletic, que resultó en un verdadero partidazo, donde Messi lució a todo su esplendor. Hace ya varias semanas que el 10 del conjunto catalán nos tiene asombrados, pues se nota en demasía que ha logrado recuperar la magia y cada vez luce más sólido con el balón en los pies.

El equipo de Luis Enrique se ve como una fiera, y aunque aún hay detalles por mejorar a nivel defensivo, es un hecho que de medio campo hacia delante, no hay reproche alguno que hacerle.

Con los resultados del fin de semana es sólo un punto el que separa a los más grandes rivales de la Liga, por lo que estoy segura de que veremos encuentros cada vez más cerrados y llenos de emoción.

deportes@eluniversal.com.mx



Comenta la Nota
PUBLICIDAD