aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Por los estadios del mundo | Inés Sainz

Tercera llamada

Queridos lectores de EL UNIVERSAL, me siento muy honrada de comenzar una nueva aventura en mi carrera y ahora de la mano del Gran Diario de Mé ...

Más de Inés Sainz



COLUMNAS ANTERIORES


Ver todas sus columnas

Miércoles 14 de enero de 2015

Se encendieron las luces en Zurich; el escenario lució perfecto para la ocasión, los asientos se ocuparon con los nombres y rostros de las figuras más importantes del futbol mundial y afuera, la alfombra roja se convirtió en una verdadera pasarela de modas donde algunos afortunados vieron plasmados en pósters y playeras las firmas que valen oro, las de los ídolos del deporte más visto del orbe.

Adentro todo fue elegancia, y por qué no, también hubo nerviosismo, pues recibir una condecoración como ésta no es obra de la casualidad, sino del esfuerzo de toda una temporada que se ve recompensado este día, en lo más alto del podio de la FIFA.

Y así se tejió un capítulo nuevo, que lejos de sorprendernos, fraguó una rivalidad más grande y evidente, la de Cristiano vs. Messi. Una vez más, por segundo año consecutivo y por tercero en su carrera, el portugués salió victorioso gracias a sus logros en equipo. Su contribución para levantar la décima Champions League, la Copa Mundial de Clubes y sus 31 anotaciones en 30 partidos de la Liga fueron suficiente para la FIFA, que lo convirtió en el primer futbolista en su país en alcanzar tres Balones de Oro.

Hay que decirlo, no dudo de los méritos de Cristiano para ganar el reconocimiento; sin embargo, me parece que la FIFA por momentos deja de ser coherente en la importancia que le da a sus diversas competiciones. Es evidente que en esta ocasión el peso para elegir al ganador recayó en la Champions, dejando claramente de lado lo que los otros dos nominados hicieron en el Mundial, y en este sentido, me parece que La Liga de Campeones no tendría que ser vista con mayores argumentos que una Copa del Mundo. Además, hay que considerar que Ronaldo no fue el hombre verdaderamente decisivo en la final del torneo más importante a nivel de clubes en Europa.

Si me preguntan quién debió ser el ganador, sin duda respondería que Manuel Neuer, cuyo trabajo defendiendo los tres postes ha sido impecable tanto en el Bayern Munich como en la selección Campeona del Mundo, no en vano fue condecorado con el Guante de Oro en Brasil. Sus oportunas salidas por aire y extraordinario trabajo con los pies, además de sus grandes reflejos, son pruebas fehacientes de su indiscutible talento.

Por su parte, Lionel Messi tendrá que trabajar aún más si es que no quiere que su rival lo empate en Balones de Oro ganados (Leo tiene uno más). Del argentino hay que destacar sus ochos nominaciones consecutivas —no cualquiera las tiene—; sus 28 goles pese a que el año del Barcelona no fue por mucho el mejor; el romper el récord de Telmo Zarra como máximo goleador de la Liga de España y para cerrar con broche de oro, su notable desempeño en el Mundial con el que guió a Argentina a la Final y a su vez a ganarse la etiqueta del Mejor Jugador del mismo.

En cuanto a otras ternas se refiere, qué gusto me dio ver a Joaquim Löw expresarse con un profundo sentimiento de agradecimiento a quienes hicieron posible su nombramiento como el Mejor Director Técnico, un premio más que merecido; lo mismo para la alemana Nadine Kessler, que representa con orgullo al futbol femenil. Y qué me dicen del Premio Puskás a James Rodríguez, quien nos enamoró con esa volea en pleno Mundial que hipnotizó a los que disfrutamos el duelo de octavos de final ante Uruguay.

Por otro lado, no podía haber mejor once ideal que el que conformaron Neuer, Lahm, David Luiz, Ramos, Thiago Silva, Iniesta, Kroos, Di María, Messi, Cristiano y Robben; cualquier equipo mataría por tenerlos juntos derrochando talento.

Así se cerró el telón de una gala que resultó maravillosa, como cada año, y que seguramente en su siguiente edición se vivirá con más expectativa que nunca. ¡Felicidades a los ganadores!

deportes@eluniversal.com.mx



PUBLICIDAD