aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Política Zoom | Ricardo Raphael

¿Por qué no vino Clinton?

mgcd2012@gmail.com www.ricardoraphael.com @ricardomraphael ...

Más de Ricardo Raphael



COLUMNAS ANTERIORES


Ver todas sus columnas
Bill Clinton optó por prescindir de 100 mil dls que habría cobra- do por su participación en el foro para evitar ser fotografiado junto a un gobierno que está siendo fuertemente cuestionado

Lunes 01 de diciembre de 2014

A principios de septiembre de este año, en un evento organizado en la capital del país, Hillary Rodham Clinton declaró que México contaba con “uno de los futuros más brillantes del mundo”.

Tres meses después, su marido Bill Clinton, decidió anular de manera abrupta un compromiso en la misma ciudad porque la consideró peligrosa para su seguridad.

Es una alarma inquietante que el ex presidente haya dejado plantados a los organizadores del foro sobre jóvenes y productividad, que debía ser inaugurado el día de hoy. Por esta intempestiva decisión el evento fue cancelado.

En sólo noventa días el brillante futuro mexicano quedó a nuestras espaldas. El Estado está siendo cuestionado, lo mismo por la Unión Europea que por la Casa Blanca o los líderes políticos del Uruguay.

Para comprender la dimensión de la crítica exterior debe visitarse el debate del parlamento alemán (http://bit.ly/1vCdMYY) donde los diputados criticaron a Michael Roth, ministro germano de relaciones exteriores, por defender la colaboración con México; o las notas que el periodismo francés viene presentando a su audiencia desde hace un par de semanas (http://bit.ly/1HPcErx).

Los principales argumentos son la impunidad que ronda al 98% de los crímenes y la convicción de que el gobierno nacional es tan corrupto y está tan penetrado por la delincuencia como los gobiernos locales.

En el extranjero ha permeado la idea de que fue el Estado mexicano, entendido como un todo —y no el estado de Guerrero o el municipio de Iguala— el responsable del secuestro y desaparición de los 43 estudiantes normalistas.

También se asume que ese trágico episodio es sólo la punta del iceberg de una descomposición institucional que toca todas las coordenadas del poder mexicano.

Es en este contexto que ocurre la cancelación de Clinton. La semana pasada fueron desinvitadas 400 personas porque el ex presidente de Estados Unidos decidió que no asistiría como orador principal.

Ahí también debía participar Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien igualmente declinó cuando supo que el personaje central de la fiesta había cambiado de opinión.

La explicación ofrecida por la oficina de Clinton fue que el Servicio Secreto —el Estado Mayor Presidencial estadounidense— consideró la situación mexicana como riesgosa para la integridad del ex presidente.

¿Cuánto más peligrosa es hoy la ciudad de México en comparación con el mes de septiembre, cuando Hilary Clinton la visitó para participar en un evento organizado por la Fundación Telmex?

El argumento no se sostiene: Guerrero está en crisis pero la capital mexicana no. Dado que el Servicio Secreto no cuenta con oficinas fuera de Washington debió haber sido la embajada estadounidense la que proporcionó la información para alimentar la decisión de cancelar.

¿Qué consideraciones habrán movido al embajador Anthony Wayne para convencer a Bill Clinton de que en esta ocasión no viniera a México?

Cabe especular que el cálculo haya sido político: la presencia del ex presidente en México por estos días podría traerle consecuencias indeseables, no solo para él, sino para su esposa Hillary, quien aspira a competir por la Casa Blanca en las elecciones de 2016.

Asociar a esta pareja de políticos estadounidenses con las autoridades del gobierno mexicano —en un momento donde el prestigio de las segundas está sufriendo una devaluación vertiginosa— no sería recomendable para los planes de la precandidata.

Contrasta esta realidad con lo que venía ocurriendo antes de los sucesos de Ayotzinapa: previamente Hillary había sido muy elogiosa con respecto a las reformas surgidas del Pacto por México, lo cual hizo suponer proximidad entre la pareja Clinton y el proyecto reformador de Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, esa luna de miel ya quedó atrás. El mensaje es contundente: Bill Clinton optó por prescindir de los 100 mil dólares que habría cobrado por su participación en el foro mencionado para evitar ser fotografiado junto a un gobierno que está siendo fuertemente cuestionado.

ZOOM: El abultado listado de propuestas que Enrique Peña Nieto presentó el jueves de la semana pasada no será leído en el extranjero como una solución a la crisis que está enfrentando su administración. La razón: propuso remedios sin haber asumido la parte de responsabilidad que el gobierno federal ha tenido en la descomposición.

www.ricardoraphael.com
@ricardomraphael



Comenta la Nota
PUBLICIDAD