aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En tercera persona | Héctor de Mauleón

El negocio detrás de Iguala

...





COLUMNAS ANTERIORES

Cuando Obama definió a nuestro país como "el principal proveedor de derivados de opio a Estados Unidos", estaba hablando, en realidad, de la ciudad de Iguala, el "escurridero" a donde va a parar la producción de adormidera del estado de Guerrero, que produce el 98% de la amapola del país

Jueves 23 de octubre de 2014

Diez días antes de la desaparición, en Iguala, de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, el presidente Barack Obama envió una notificación al Congreso estadounidense en la que se declaraba “particularmente preocupado” por los altos índices de cultivo de amapola en México. En ese documento, fechado el 16 de septiembre de 2014, Obama definió a nuestro país como “el principal proveedor de derivados de opio a Estados Unidos” y sostuvo que en solo cuatro años los decomisos de heroína en la frontera con México habían aumentado 324%.

No me gusta escribirlo, pero Obama tenía razón. A solo diez días de aquellas declaraciones, 43 normalistas fueron secuestrados en la ciudad de Iguala. Según las versiones disponibles, esos estudiantes fueron brutalmente torturados y más tarde desaparecidos. Hasta donde sabemos, el responsable es uno de los grupos criminales que disputan el control de esa localidad.

¿Qué se estaba peleando (o que se está peleando) en Iguala? ¿Qué explica la barbarie expresada en la cruenta e imparable aparición de fosas y cuerpos calcinados? ¿Hablamos solo de un alcalde en malos pasos, de un gobernador inepto —y tal vez cómplice—, de un puñado de partidos inescrupulosamente entregados solo al cálculo electorero? O hablamos de algo más.

Porque además de cuerpos calcinados, impunidad y corrupción sin freno, las fosas halladas en Iguala indican la existencia de algo que de momento ha permanecido en segundo plano. Algo que hace, sin embargo, que la gente sea capaz de desollar al prójimo con tal de no perder.

Al referirse al principal proveedor de derivados de opio los Estados Unidos, Barack Obama estaba hablando, en realidad, de la ciudad de Iguala. Iguala es el “escurridero” a donde va a parar la producción de adormidera del estado de Guerrero. Y el estado de Guerrero produce el 98% de la amapola del país. Es decir, de esos derivados de opio que tanto perturban al presidente Obama.

El gobierno mexicano sabe que la goma de opio cosechada en Teloloapan, Arcelia, Totolapan, Coyuca de Catalán, Pungarabato y Cuetzala, entre otras regiones, es acopiada en Iguala. Y que de ahí parte, debidamente empaquetada, hacia la frontera norte.

El Departamento de Estado reportó en 2012 que la mitad de incautación de heroína en Estados Unidos estaba ocurriendo en la frontera con México. De este lado del Bravo, el cultivo de amapola se había disparado de modo espectacular: la mexican black tar o heroína negra —un producto más barato y menos refinado que la heroína blanca, aunque más potente—, invadía el mercado estadounidense.

Todavía en 2007, el cultivo ilegal más extendido en el país fue el de la mariguana. Ese año, la Sedena detectó plantíos de mariguana en 23 mil hectáreas: la amapola, en cambio, solo fue detectada en 11 mil. La cifra doblaba a la del área de siembra amapola.

Las cosas cambiaron muy rápidamente. En 2008, suelo cultivado con mariguana solo era 28% mayor al cultivado con amapola. En 2009 la diferencia se redujo a 8%, y en 2011 el ejército advirtió que la amapola se había impuesto como droga favorita de los narcotraficantes mexicanos: fueron detectadas 19% más hectáreas dedicadas a su cultivo que al de la desbancada mariguana.

Finalmente, en 2012, la Sedena encontró que los plantíos de amapola superaban en 40% a los de mariguana. Una vuelta completa en cinco años. Hoy, el Departamento de Estado señala a México como el segundo mayor productor mundial de adormidera.

Aunque los cárteles mexicanos siguen traficando mariguana y cocaína, su consumo en el país vecino ha decrecido. Para el gobierno mexicano, una de las razones de este cambio obedece a la nueva política de salud pública emprendida por Estados Unidos: para combatir la resistencia de los enfermos a agentes infecciosos que provocan el 85% de los fallecimientos en el mundo, el gobierno de aquel país adoptó la resolución WHA51.17 de la Organización Mundial de la Salud, que propone reducir y limitar al máximo el consumo de antibióticos. Esto habría aumentado del otro lado de la frontera la demanda de analgésicos, muchos de los cuáles son preparados a base de opiáceos. Así que la heroína mexicana habría encontrado un segundo mercado.

La adormidera crece en lugares desérticos, en donde el aire es seco. De ese modo son los alrededores de Iguala. Se afirma que en aquella zona los sembradores llegan a obtener dos cosechas por año. No existen estadísticas sobre la producción, tampoco sobre el precio de la goma de opio en México; la anécdota indica, sin embargo, que al comenzar su camino, el precio de la mexican black tar es de 300 dólares el kilo. De acuerdo con una estimación del Departamento de Estado, en 2009 la cosecha total de los productores mexicanos tuvo “un valor potencial” de unos 17 mil millones de dólares.

¿Cuánto vale Iguala? Los normalistas de Ayotzinapa son víctimas de todas las cosas que por estos días nos han sido reveladas. Pero son víctimas también de la guerra de la amapola.

De esa guerra no nos habla aún el gobierno.

@hdemauleon
demauleon@hotmail.com



PUBLICIDAD