aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Telecom y Medios | Gabriel Sosa

Riesgos para la legislación secundaria en telecom

Profesor e Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco. Licenciado y maestro en Ciencias de la Comunicación ...

Más de Gabriel Sosa


Mal inicia el 2014 para el sector. Con un Pacto por México moribundo, partidos políticos confrontados por las reformas energética y política, así como la lucha interna en el PAN y el PRD por la presidencia de ambos partidos, entre otros focos rojos, es como se llevará a cabo el proceso de presentación, dictaminación y aprobación de la tan esperada legislación secundaria de telecomunicaciones

Viernes 10 de enero de 2014

La luna de miel de la clase política, que hizo posible la reforma constitucional en la materia y que entusiasmó a muchos, murió a fines del año pasado. Y nos acercamos al peor de los escenarios políticos para lograr una legislación secundaria en telecomunicaciones, congruente a los principios democratizadores, antimonopólicos, procompetitivos y de fortalecimiento de los derechos de las audiencias, previstos en la reforma constitucional.

Cierto es que la reforma constitucional en sí misma representó un avance notable para lograr la transformación del modelo mediático y de las telecomunicaciones mexicanas, comparado con lo que teníamos antes, pero mucho se juega en la legislación secundaria: desde la duración y refrendos de las concesiones hasta la apertura a la comercialización de las concesiones de uso público y social. Hay cientos de millones de dólares que se pueden perder o ganar con la nueva ley convergente.

Por eso, todos los actores, en mayor o menor medida, presionarán o cabildearán y tratarán de incidir para que sus propuestas sean incorporadas, ya sea para disminuir o para fortalecer, según sea el caso, lo que se estableció en la Constitución. Y es lógico y legítimo que así sea. Sin embargo, la posibilidad de influir es mucho mayor para quien tiene el dinero, las pantallas, la radio o representantes en el Congreso. Es decir, las empresas dominantes en los diferentes subsectores.

Esta posibilidad de influir se acrecienta en un contexto como el que se vive en México de fuerte división política, como el ya descrito, con el inicio este año de los procesos para las elecciones federales y estatales intermedias en el 2015, con dos órganos autónomos debilitados (el Ifetel y el IFE) por la ausencia, justo, de la legislación secundaria, y con empresas con “poder sustancial” intocadas.

Asimismo debe considerarse que la reforma electoral de 2007 poco cambió el viejo modelo de hacer comunicación política. Muchos personajes de la clase política están dispuestos, como antaño, a mantener la estrategia comunicacional basada en la entrega de dinero –ahora por debajo de la mesa- a medios de comunicación y favores políticos (entre éstos, leyes a modo) para ser correspondidos con coberturas informativas favorables. El caso de la excesiva, insultante y costosa promoción de la imagen del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, con motivo de su primer informe de gobierno, es un ejemplo claro.

¿Y la sociedad civil? Salvo por la casi heroica labor de algunas organizaciones, la voz y las propuestas de los usuarios de las telecomunicaciones, de las audiencias, es prácticamente inexistente. No estuvieron en el debate de las reformas energética, política y fiscal. Tampoco estarán en el proceso de dictaminación de la relacionada con las telecomunicaciones. Las causas son diversas: hay varios frentes de batalla abiertos y movimientos agotados por las diferentes luchas. La inseguridad, el desempleo, el aumento de impuestos, también agobian a millones de mexicanos.

Para colmo, como bien dijo en Twitter @AlfredoLecona, del movimiento #YoSoy132, hasta en las redes sociales, donde se espera una mayor participación e incidencia política, genera más impacto, discusión y presión social la fotografía de una artista y cantante, imagen de la principal televisora del país, en la que aparece “bautizada” con sangre por su éxito como cazadora, que lo ocurrido en torno de la reforma energética o de otros hechos de la vida nacional.

Así que no se puede ser optimista ante un ambiente tan enrarecido en las últimas semanas.

Por lo pronto, sin proyecto de iniciativa a analizar y para escuchar lo que ya se sabe, el próximo miércoles 15 de enero, las comisiones de Comunicaciones y de Radio y Televisión llevarán a cabo el Foro “Retos de la nueva legislación secundaria en telecomunicaciones”, en la que participarán los representantes de la Canitec, la CIRT, la Canieti y la Red de Radiodifusoras y Televisoras Culturales y Educativas de México. También estarán los presidentes de asociaciones como la Amedi, la Amarc, el Idet, la Amipci, Al Consumidor y A favor de lo mejor, junto con expertos como Jenaro Villamil, Ernesto Piedras, Epigmenio Ibarra y Lucy Orozco.

TELECOM: A 20 AÑOS

Para reflexionar sobre el impacto del TLC en la cultura, el Grupo de Reflexión sobre Economía y Cultura (Grecu), coordinado por Eduardo Cruz Vázquez, realizará el 25 y 26 de marzo de este año el foro “Paso libre a la cultura. Tratos y maltratos del TLCAN” en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco y en el Senado de la República. En el foro se analizarán siete subsectores, entre ellos el de medios audiovisuales y las telecomunicaciones.

CADA 14 DÍAS

Como lo habrá advertido, el periódico EL UNIVERSAL lleva a cabo ajustes editoriales y en lo que compete a la columna Telecom y Medios, se ha determinado su periodicidad cada 14 días, y no cada semana como era habitual. Nos leemos, pues, en este espacio en dos semanas, y mantenemos el contacto en el blog Mediateca Digital (blogs.eluniversal.com.mx/mediatec) y en el programa Universo Telecom, producción de El Universal TV, con Irene Levy, que en breve regresará a sus transmisiones en línea.



PUBLICIDAD