aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Empresa | Alberto Barranco

Siete plagas por TPP

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo, tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la pr ...

Más de Alberto Barranco



COLUMNAS ANTERIORES


Ver todas sus columnas
En un dramático SOS, la Confederación Nacional de Productores de Papa está urgiendo al gobierno a no poner en ejercicio un protocolo fitosanitario firmado con Estados Unidos en 2003 y ratificado el año pasado por el gobierno del presidente Felipe Calderón, ante la amenaza de recibir tubérculos contaminados

Jueves 05 de diciembre de 2013

La posibilidad habla de abrirle la frontera al vecino del norte para la exportación de papa, en momento en que la Secretaria de Agricultura ha advertido de la existencia de plagas con una carga de virus, bacterias, nematodos y hongos.

La importación del mal podría afectar no sólo la cosecha del producto, sino la del tomate, chile, berenjenas y aún tabaco, cuyo valor de producción supera los 40 mil millones de pesos.

El documento se firmó, pese a la presión del gremio de productores, a contrapelo del fiasco que había representado la firma del primer acuerdo, al incumplir Estados Unidos los requisitos de supervisión fitosanitaria... o mejor dicho fingir su cumplimiento.

Durante la década siguiente la nación de las barras y las estrellas envió a la frontera norte del país más de mil cargamentos de papas contaminadas, cuya detección obligó al gobierno, primero, a evitar su distribución hacia el centro y el sureste del país, y luego de plano a cerrar la frontera.

La reversa llegó a la ratificación del protocolo convertido en letra muerta.

La razón del contrasentido hay que ubicarla en las monedas de cambio que permitió el país en la necesidad de que Estados Unidos apadrinara su ingreso al Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica, conocido por sus siglas como TPP.

El extraño pacto se denunció en este espacio el 18 de octubre de 2012 (“Papa enferma por TPP”): “El sospechosísimo de los productores apunta a la existencia de un documento firmado por los dos países en que se selló el compromiso…”

El documento de la discordia fue calificado como reservado por 12 años en la Secretaría de Economía… con la novedad de que originalmente se dijo que la clasificación había sido otorgada por el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos… quien lo negó tajantemente.

En ese mismo marco, se condicionó al país a validar el registro sanitario de las medicinas que envía Estados Unidos al país, anulando la certificación local, como se había hecho en el caso de los productos electrónicos, lo que provocó una Controversia ante la Suprema Corte por parte del Senado, aduciendo que el Ejecutivo estaba soslayando la Norma Oficial Mexicana sin tomarse la molestia de plantear su reforma al Congreso.

Lo grave del caso es que en la fase previa hubo una reunión entre el entonces secretario de Economía, Bruno Ferrari, y los productores de papa, en cuyas conclusiones la dependencia se comprometía a no negociar la fitosanidad ni ceder a presiones políticas o un intercambio de sectores en la fase previa a la negociación del TPP. La reunión se celebró el tres de mayo del año pasado.

Negada ésta por el funcionario, Conpapa lo “balconeó” en desplegados públicos.

Aún así se firmó la ratificación.

En la gravedad del asunto que coloca en riesgo no solo a productores de papa, tomate, chile, berenjena y tabaco, sino a miles de jornaleros, el organismo le está solicitando una reunión urgente al presidente Enrique Peña Nieto.

El SOS habla de evitar un daño irreversible a los agricultores, poniendo en grave peligro la soberanía alimentaria del país.

En México se produce un millón 500 mil toneladas de papa.

Balance general

Integrados en la causa común de defender un contrato millonario que les permite ingresos por 120 millones al año, los socios de control del Grupo Aeroportuario del Pacífico, es decir las empresas españolas Abertis y Aena y la mexicana Corporación Mexicana de Aeropuertos, impugnarán la legalidad de la asamblea realizada el martes pasado por los accionistas de la serie B.

El contrato de la discordia, cuya vigencia termina en agosto del año próximo, ya no será renovado por acuerdo de la mayoría de los asambleístas.

Firmado hace 14 años, el documento permitió, según ello, proveer de asesoría técnica y transferencia de tecnología al grupo de 12 aeropuertos, cuya validez actual ha sido impugnada por dos firmas especializadas.

La rebelión la encabeza el “rey del cobre”, Germán Larrea Mota Velasco, propietario del 32% de las acciones de la serie B que representan 85% del capital de la empresa.

Silencio en la nube

Desatado el escandalo al considerarlo la Comisión Nacional Bancaria y de Valores como presunto responsable de ocultar u omitir información relevante a los inversionistas en los últimos días de octubre de 2010, hasta hoy el expresidente del Grupo Posadas, Gastón Azcárraga Andrade, no ha sido citado por autoridad judicial alguna.

El reclamo, que involucra a la salida de Mexicana de Aviación de las pistas, lo planteó la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores.

La conexión es simple: Dado que el principal accionista de la firma aérea era justo la cadena de hoteles que cotiza en el piso de remates. Azcárraga estaba obligado a darle la información al público como hecho relevante.

De acuerdo con el l artículo 382 de la Ley del Mercado de Valores, el delito se castiga con una pena de entre uno a cinco años de cárcel.

Azcárraga acumula 11 demandas planteadas por los tres sindicatos de la línea aérea, ninguna de las cuales le ha producido molestia alguna.

La mitad de las querellas habla de “administración fraudulenta”.

Tregua a botaneros

Al cuarto para las 12 de que entre en vigor el impuesto especial de 8% para alimentos de alto contenido calórico, los fabricantes de botanas en el país le están pidiendo una tregua de tres meses a la Secretaría de Hacienda para reorientar sus sistemas de producción a un margen menor de carbohidratos.

La idea, desde un ángulo, es reducir las porciones que se venden y desde otro, reducirles la proporción de azúcar y harina.

El ejercicio lo había realizado hace dos años la empresa Bimbo frente a la exigencia finalmente frustrada de no vender productos denominados “chatarra” en las cooperativas escolares.

Quieren aeropuertos

Bajo la premisa de que ellos si saben del negocio de las líneas aéreas, Aeroméxico y Avianca están litigando la posibilidad de que les permitan operar aeropuertos, pese al evidente conflicto de interés.

Como recordara usted, la Comisión Federal de Competencia le prohibió al empresario Fernando Chico Pardo, accionista principal del Grupo Aeroportuario del Sureste, hacer justo lo contrario, es decir, adquirir una línea aérea de bajo costo.

La instancia en combate a los monopolios investigó a éste en su calidad de accionista del grupo Posadas a la compra por parte de éste de Mexicana de Aviación.

Cinemex a las nubes

Concretada, finalmente, en los hechos la compra de la cadena de 294 salas cinematográficas de Cinemark, Cinemex, propiedad del “rey del cobre”, Germán Larrea Mota Velasco, espera atraer a 94 millones de clientes durante el año próximo.

Rechazada la posibilidad de la fusión por la Comisión Federal de Competencia, al cambio de comisionados y de denominación de ésta se dio la reversa.

En el mercado, pues, sólo habrá dos gigantes: el propio Cinemex y Cinépolis.



PUBLICIDAD