aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Telecom y Medios | Gabriel Sosa

De Cofetel a Ifetel: extraña transición de terciopelo

Profesor e Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Unidad Xochimilco. Licenciado y maestro en Ciencias de la Comunicación ...

Más de Gabriel Sosa


Fue una transición de terciopelo. La endeble Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) se transformó el martes 10 de septiembre en el poderoso Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) con la ratificación íntegra, sin prácticamente ningún cuestionamiento de los senadores, de los siete aspirantes a comisionados del órgano regulador propuestos por el presidente Enrique Peña Nieto.

Viernes 13 de septiembre de 2013

Se cumplió así el ritual. Mientras el país está encendido con asuntos como las reformas educativa y hacendaria, nuestra clase política no quiso abrir un nuevo frente de batalla con la integración del Instituto. La operación política fue perfecta, a diferencia de lo que le sucedió, en sus respectivos sexenios, a Vicente Fox y a Felipe Calderón con sus candidatos a ocupar los cargos de comisionados de la Cofetel.

De lo más reciente, recuérdese, por ejemplo, la polémica designación de Mony de Swaan, el 30 de junio de 2010. En aquella ocasión cuestionamos con dureza su nula experiencia en telecomunicaciones y la manera en cómo, pese a esta debilidad, se convirtió en comisionado y una semana después en presidente del órgano regulador, con el apoyo del presidente Calderón y del secretario de Comunicaciones y Transportes, Juan Molinar Horcasitas, a quien asesoraba. Era, indudablemente, el hombre del titular del Poder Ejecutivo.

Este martes, luego de un proceso de evaluación y selección poco transparente y riguroso, sucedió lo mismo: un hombre sin experiencia en el sector, pero también con una relación estrecha con la Presidencia de la República, Gabriel Oswaldo Contreras Saldívar, fue ungido como comisionado y como presidente del nuevo Instituto. Es el “hombre” del presidente Peña Nieto, pero con la diferencia que ahora casi nadie parece estar inconforme.

¿Qué circunstancias hacen distinta la llegada de De Swaan a la Cofetel y ahora de Contreras al Ifetel? Los acuerdos políticos y quizás la confianza de que Contreras, como Mony, aprenderá rápido y tomará distancia de su exjefe y por supuesto de los regulados. Pero es tan sólo una apuesta, que nadie podría garantizar.

Salvo la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) y de algunos analistas que seguimos el sector, hay un inusitado conformismo sobre lo ocurrido, que se ha extendido con el nombramiento de otros comisionados, que en definitiva no cumplen los requisitos constitucionales para ocupar tan importantes cargos. No obstante que se han documentado los casos de dichas violaciones, los senadores no las consideraron porque la decisión ya estaba tomada.

La pregunta obligada es ¿a cambio de qué? ¿por incluir o rechazar algunos temas en la legislación secundaria de telecomunicaciones? ¿porque la propia integración del Instituto es ya una expresión del “reparto” de cuotas entre los partidos políticos y el Ejecutivo Federal? ¿ porque esta aprobación es consecuencia de otros acuerdos en otras reformas, como la hacendaria? ¿o simplemente porque les parecía una contradicción ponerle piedras a un proceso de selección que el mismo Poder Legislativo fabricó con la reforma constitucional y que lo mejor que le puede pasar al país es que el sector de las telecomunicaciones avance institucionalmente sin fijarse en nimiedades como la idoneidad de quienes serán reguladores?

La respuesta seguramente la tendremos algún día. Lo significativo ahora es que, pese a quien le pese, ya tenemos el Ifetel y que dentro de esta nube de dudas e inconsistencias hay una luz con la llegada a su pleno de Adriana Labardini y Fernando Borjón, dos expertos íntegros, sin compromisos con los regulados, que conocen de sobra el sector y que tienen una profunda sensibilidad sobre la necesidad de reforzar los derechos de los consumidores y ampliar la pluralidad de los medios de comunicación.

TELEVISA Y TV AZTECA, EN DISH

Y como anticipé en esta columna el pasado 14 de junio, al integrarse el Ifetel, Dish y otros operadores de televisión restringida iniciaron la retransmisión gratuita de los canales abiertos de Televisa, Televisión Azteca y otras televisoras abiertas comerciales y públicas, bajo los términos establecidos en la reforma constitucional en materia de telecomunicaciones, publicada el 11 de junio de 2013.

El artículo octavo transitorio de la reforma, establece que “una vez constituido el Instituto Federal de Telecomunicaciones conforme a lo dispuesto en el artículo Sexto Transitorio, deberá observarse lo siguiente…” Y lo siguiente son las reglas de retransmisión “must carry” y “must offer”, con algunas restricciones que no impidieron que Dish subiera este miércoles los canales abiertos de las televisoras.

Obvio que Televisa no se quedó con los brazos cruzados y ayer se dio a conocer que cuenta con una “medida cautelar” para impedir que Dish retransmita sus canales abiertos hasta que haya una resolución expresa del Ifetel. Sin embargo, la empresa de MVS y Echostar ha decidido seguir adelante, al igual que Axtel, porque, en efecto, la reforma las obliga a retransmitir los canales, sin necesidad de una decisión previa del Instituto.

GASTRONAUTAS Y ANIVERSARIOS

Ayer, el Organismo Promotor de Medios Audiovisuales (OPMA) y TV UNAM relanzaron la serie “Gastronautas”, extraordinaria producción de Gloria Ribé y José Manuel Pintado dedicada a difundir de una manera muy amena la riqueza culinaria de México.

El próximo 18 de septiembre se celebran dos aniversarios muy relevantes para el periodismo y la investigación académica de los medios de comunicación: los 24 años del programa El Fin Justifica a los Medios, de Radio Educación, y los 25 años de Revista Mexicana de Comunicación, de la Fundación Manuel Buendía. La cita es en Club de Periodistas de México (Filomeno Mata N° 8), a las 6 de la tarde.



PUBLICIDAD