aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Tintero económico | Alejandro Villagómez

Reformas estructurales en el mensaje presidencial

Doctor en Economía por la Universidad de Washington. Especialista en macroeconomía, política monetaria y fiscal, ahorro y pensiones. Profeso ...

Más de Alejandro Villagómez


La reforma al sistema de pensiones del IMSS en 1995-1997 puede ser un buen ejemplo para entender mejor la relevancia de las reformas estructurales cuando se realizan de la manera adecuada

Miércoles 04 de septiembre de 2013

Aún no he leído el informe enviado por el Presidente al Congreso, pero en el mensaje que emitió el lunes por la mañana quedó claro que el énfasis fue en el tema de las reformas estructurales. Hubiera sido deseable escuchar algo más sobre la ruta y estrategia que seguirá la actual administración para hacer frente al bache de corto plazo en el que se encuentra la economía. Pero ya que se enfatizó a las reformas estructurales, aprovecho para volver a discutir la relevancia de estas reformas a propósito de la presentación el día de ayer de los resultados de un estudio que realicé junto con mi colega Arturo Antón sobre El Impacto de la Reforma al Sistema de Pensiones sobre el Crecimiento Económico en México a solicitud de la Federación Internacional de Administradoras de Fondos de Pensiones, FIAP y Sura.

Primero quiero recordar algunas ideas que ya he comentado en el pasado: 1) no existe ninguna reforma estructural que implique soluciones “mágicas” y resuelva todos los problemas de nuestra economía; 2) es importante que se realicen varias reformas de manera simultánea, ya que existen importantes efectos de “sinergia” y los resultados se potencian; 3) no cualquier reforma estructural es deseable y es importante que conduzca a una alineación adecuada de incentivos y 4) los efectos relevantes de estas reformas requieren de varios años, e incluso, es posible que en lo inmediato produzcan efectos negativos. Creo que estas son algunas consideraciones importantes a tener en mente debido a la “mitificación” de estas políticas, que por cierto no necesariamente todo se resuelve con ellas.

El caso del estudio que menciono puede ser un buen ejemplo que muestre los diversos canales por donde puede actuar una reforma estructural así como sus alcances y limitaciones. El tema central fue analizar los efectos macroeconómicos derivados de la reforma de pensiones del IMSS en 1997. El análisis no es trivial pues no es fácil aislar estos efectos en un contexto en donde interactúan una gran cantidad de variables y eventos, aunque existen modelos y técnicas econométricas que resultan bastante útiles para este fin. De manera general podemos identificar los siguientes canales por lo que afectaría esta reforma al crecimiento económico. El primero es el impacto sobre el ahorro nacional, y por esta vía a la inversión doméstica. Un nuevo esquema de capitalización total con cuentas individuales permite generar un ahorro contractual obligatorio que se adiciona al ahorro nacional, aunque también puede afectar la decisión de ahorro voluntario de los individuos. También existe un efecto sobre el ahorro público derivado del financiamiento de la transición, y este ahorro público también afecta el ahorro privado. Todos estos efectos tienen que ser estimados para derivar el efecto total sobre el ahorro nacional y éste a su vez afecta a la inversión doméstica.

Otro canal es el vinculado al desarrollo del mercado de capitales y profundización financiera, lo que debería afectar a la productividad total de los factores (PTF). El nuevo programa de pensiones provoca una importante acumulación de recursos en los fondos de pensiones que son canalizados al sistema financiero formal y el mercado de capitales. Además estos recursos tienen la característica que son recursos de largo plazo. Un tercer canal es el impacto en el mercado laboral vía incentivar el empleo formal y la productividad laboral. Existe el argumento de que en los sistemas de reparto, las contribuciones son percibidas por los trabajadores como un impuesto puro, lo cual no sería el caso en un esquema de cuentas individuales, por lo que aumenta la valoración del sistema y se incentiva mayor formalidad. Dado que la productividad es mayor en el sector formal, la mayor formalidad debería conducir a mayor productividad laboral en el agregado. Finalmente, todos estos efectos ayudan a estimar el efecto total sobre crecimiento a partir de un ejercicio de contabilidad del crecimiento en una función producción.

Nuestros resultados sugieren que la reforma de pensiones ha contribuido de manera positiva al crecimiento económico en una magnitud que va de 7.5% al 21.7% del crecimiento anual promedio en los últimos 15 años, dependiendo del escenario utilizado. Este no es un valor pequeño si consideramos que existen otros factores que han contribuido a nuestro crecimiento en estos años, de manera destaca la apertura comercial. Pero nuestro estudio también ofrece una reflexión más general. A pesar de la importancia de una reforma como la de pensiones, queda claro que una reforma estructural por sí sola no es capaz de generar cambios de gran magnitud si no se realizan otros reformas de igual relevancia, ya que muchos de los efectos se diluyen debido a distorsiones existentes en otros mercados. Este es el caso del tema laboral, ya que la existencia de un enorme sector informal y la gran movilidad formal-informal, así como la existencia de un sistema de protección social dual que incentiva la informalidad terminan acotando de manera importante los posibles efectos positivos de la reforma en pensiones. También podemos pensar que otras distorsiones o restricciones en el sistema financiero nacional han impedido un mayor impacto positivo derivado de la acumulación de recursos pensionales. Y como estos ejemplos pueden señalarse otros. En este sentido es necesario proseguir con la agenda de reformas estructurales y permitir las sinergias que se generan y que magnifican los efectos positivos sobre el crecimiento, pero sobre todo, que permitan una mejor distribución de sus beneficios entre todos los individuos. Ojalá que la presente administración y los legisladores tengan claro este tema y se decidan por las mejores alternativas en su agenda de reformas estructurales.



PUBLICIDAD