aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bajo Reserva | Periodistas EL UNIVERSAL

Mensaje detrás del caso Profeco

Bajo reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas. ...





COLUMNAS ANTERIORES

Escucha al autor
Jueves 16 de mayo de 2013

CONTROL de daños y mensaje contundente es lo que generó el gobierno federal en el caso del ahora ex titular de la Profeco, Humberto Benítez Treviño, quien hizo un manejo inadecuado ante un caso de prepotencia y uso de recursos públicos para atender cuestiones personales de una de sus hijas. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dio un cuidadoso pormenor de la decisión que llevó al cese del funcionario. Apenas la semana pasada, don Humberto anunció la suspensión de cuatro servidores públicos de Profeco, que participaron del intento de cerrar un restaurante en el DF. Y no pudo evitar decir su famosa última frase: “Por mi mente no pasó presentar mi renuncia”. No renunció, lo invitaron a dejar el cargo, en una acción que manda un mensaje muy claro para propios y extraños en materia de rendición de cuentas, respeto a las instituciones y dignidad pública. Ya se verá, pero es posible, se decía en los pasillos del poder, que ayer haya muerto un apotegma clásico del viejo PRI: “Tapaos los unos a los otros”. Otro ejemplo de dignidad pública lo dio el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, al atender a las madres de desaparecidos.

 

LOS CEREBROS del Consejo Rector del Pacto por México fueron sorprendidos con la reforma político-electoral, tema que no figuraba tan de prisa en el cronograma de trabajos del acuerdo interpartidista. El caso es que ahora los dirigentes del PRI, César Camacho Quiroz; del PAN, Gustavo Madero, y del PRD, Jesús Zambrano, andan de lo más apurados para colocar en la agenda las iniciativas para las modificaciones electorales, principalmente para evitar el uso de programas sociales en los comicios estatales y federales, propuestas que estaban programadas para el segundo semestre de 2013. Con la urgencia, van a montar hoy una mesa de trabajo para la vigilancia de las elecciones del 7 de julio y otra el viernes para la reforma política, nos dicen.

 

EL CORREO ordinario jugó una mala pasada a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, que no recibió a tiempo las notificaciones de los congresos estatales de la aprobación de la reforma constitucional de telecomunicaciones. Diputados y senadores que integran la permanente tenían la intención de hacer la declaratoria de la modificación a la Carta Magna en la sesión de este miércoles, pero solamente tuvieron la documentación de 10 de los 18 congresos locales, nos explican. El trámite y el presidente de la Comisión Permanente, el panista Ernesto Cordero, deberán esperar una semana para culminar el proceso legislativo de una de las modificaciones más ambiciosas del sexenio.

 

MÁS CLARO, ni el color del PAN. El hecho demostró que existen dos partidos, el de los calderonistas y el de los maderistas. ¿Cuál es la clave?, se preguntará usted. Gustavo Madero, líder panista, presentó al lado de su coordinador parlamentario en San Lázaro, Luis Alberto Villarreal, una iniciativa de reforma político-electoral, que busca la creación del Instituto Nacional de Elecciones. Bueno, el líder del PAN en el Senado, Ernesto Cordero, hizo lo propio un día después, con otra iniciativa que no contempla el órgano que pretende don Gustavo. Claro, ambos azules dicen que no se juegan las contras ni por equivocación.

 

LOS TIEMPOS de bonanza no han terminado para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que sigue apapachando en el Día del Maestro a los dirigentes locales. Antes, con Elba Esther Gordillo, eran viajes al Caribe, reuniones en centros vacacionales y laptops. Con Juan Díaz de la Torre, a la cabeza de la organización sindical, el grupo más cercano recibió mini tabletas. Por supuesto, nada es igual que en el pasado; hoy los líderes sindicales no deben hablar de la maestra o les ponen tache, nos dicen. ¡Shh!



PUBLICIDAD