aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Empresa | Alberto Barranco

IMSS en el tobogán

Periodista, cronista de la Ciudad de México, hombre de letras y, al mismo, tiempo profesional de la economía. Analiza en la radio y en la pr ...

Más de Alberto Barranco



COLUMNAS ANTERIORES


Ver todas sus columnas
Reconocido en su informe al Ejecutivo y al Congreso sobre su situación financiera y retos correspondiente al 2006, un pasivo laboral de 775 mil 995 millones de pesos, el fardo del Instituto Mexicano del Seguro Social, seis años después, alcanza un billón 440 mil millones de pesos, es decir casi se ha duplicado.
Jueves 31 de enero de 2013

La cuenta, encendidos los focos rojos al inicio del gobierno zedillista, se ubicaba en 300 mil 728 millones de pesos, casi cinco tantos menos.

En ese 2001 se inició el rito anual de hacer el corte de caja para alertar del deterioro… y, naturalmente, ubicar las salidas.

El ejercicio derribó en escándalo tras escándalo, encendidas discusiones en tribuna del Congreso, sesudos análisis de expertos, declaraciones tranquilizadoras del Ejecutivo, ante la danza de números rojos, sin que llegara la fórmula mágica o si lo prefiere el hilo de Ariadna para salir del laberinto, por más que se celebró un convenio con el sindicato para elevar la edad de retiro de los trabajadores de nuevo ingreso a 60 años.

La medicina resultó aspirina para el cáncer.

El escenario, sin embargo, no se refleja sólo en el régimen de jubilaciones y pensiones de los trabajadores del Instituto o en el colosal déficit que se arrastra en dos de los cuatro seguros que sostienen la estructura, sino en la calidad de las instalaciones.

En el 2006 se alertaba que el organismo requeriría 52 mil 178 millones de pesos para abatir el rezago en materia de infraestructura médica, con un ritmo sostenido de inversiones de 5 mil 162 millones de pesos.

Las sumas fueron creciendo a lo largo de los años, y sin embargo el gasto no alcanzó ni la mitad de lo reclamado.

El caso, además, es que ninguna de las recomendaciones fue atendida.

Una de ellas hablaba de modernizar el Contrato Colectivo de Trabajo para estimular la productividad y la calidad en los servicios, adaptándose las reglas a las nuevas tecnologías, diseñando estímulos salariales y organizacionales que permitieran mejorar el ingreso de los trabajadores y reduciendo el costo de operación vía la disminución del ausentismo, la creación de plazas polivalentes y la subrogación de servicios no sustantivos.

Otra hablaba de explotar los recursos de eficiencia, intensificando la aplicación de las medidas de redistribución del gasto, de reestructuración organizacional, de rediseñar el proceso administrativo y operativo, de revisión del marco normativo…

Una más planteaba, amplificar y aumentar la cobertura de afiliación, en un escenario en que hace siete años se alertaba que sólo el 64% de la fuerza de trabajo estaba afiliada al Instituto.

Actualmente el 59% de la Población Económicamente Activa navega en la informalidad.

De hecho, se hablaba de flexibilizar la Ley del IMSS para permitir la incorporación de casi 10 millones de personas que hoy están sin cobertura social, adaptándola a la estructura del mercado laboral.

Las recomendaciones se quedaron en el vacío.

Se diría que siete años después los retos del IMSS siguen siendo los mismos: viabilidad financiera; mejora en la atención y servicios; incremento, actualización y modernización de la infraestructura; aumento en la cobertura de afiliación; modernización del contrato colectivo y revisión integral de la propuesta de universalidad de la seguridad social.

Y aunque el actual gobierno ha enviado señales de que se atenderá el problema de pensiones de servidores públicos, que incluyen las de los propios trabajadores del IMSS, hasta hoy no hay signos de atención integral a los problemas del organismo.

A lo mejor hacen falta 12 informes más que muestren la precariedad a niveles de inopia total.

El IMSS en el tobogán.

Balance General

De acuerdo al último reporte de la Organización Internacional del transporte Aéreo (IATA), en el anterior sexenio las aerolíneas nacionales perdieron el 35% de sus operaciones internacionales, colocándose 38% debajo de las realizadas en el 2008.

En contraste, las líneas aéreas internacionales que llegan al país han incrementado sus operaciones en 13.4% respecto a las que tenían en el 2010, alcanzándose hasta 29% en el 2009.

De hecho, la participación de las aerolíneas extranjeras en el transporte internacional desde México ha pasado desde el 2006 del 72 al 80%.

Mexicana sí o no

Será mañana viernes cuando la jueza del concurso mercantil de Mexicana de Aviación, Edith Alarcón, le diga sí o no a los postores que pelean el rescate de la línea aérea. Estamos hablando de la firma financiera Fides y, en segunda vuelta, Med Atlántica.

Sin embargo, no estamos hablando de la empresa hotelera española que representaba en el país Christian Cadenas, sino de los socios mexicanos que habían integrado un fideicomiso para entrar a la pelea, cuyo fondo inicial era 100 millones de dólares… justo los que reclama la togada para empezar a platicar.

La posibilidad del grupo, en el que están Margarita del Villar, Martín Madero y Miguel Oregón, se había frustrado ante la exigencia de la Tenedora K, a quien le vendió las acciones de la compañía Gastón Azcárraga Andrade en el precio simbólico de mil pesos, de canjear éstas por nueve millones de dólares, que según ello permitirían el resarcimiento de la inversión realizada.

Patente pobreza

Vetada por los gobiernos panistas la exigencia del Congreso, plasmada en una reforma a la Ley, de destinar el equivalente al 1% del PIB en impulsar a la investigación en ciencia y tecnología, hete aquí que las solicitudes de patentes en el país han caído a terrenos de inopia.

Mientras México presentó el año pasado sólo 500 requerimientos de patentes nacionales, Corea del Sur planteó 90 mil.

A nivel internacional, de 14 mil 500 solicitudes planteadas, sólo el 7% llevaba la etiqueta Made in México.

Axtel a TV

La sorpresa la dará en los próximos días la empresa de telefonía Axtel al lanzar una oferta de televisión de paga, lo que implica su inclusión en el llamado triple play.

La intención de la telefónica con sede en Monterrey es incrementar sus ingresos en el mediano plazo.

La firma competirá con Cablevisión y Cablemás.

La señal se transmitirá vía red de fibra óptica.

Crece Pademobile

Nacida con la idea de convertir a los teléfonos celulares en medios de pago, la empresa Pademobile acaba de realizar un convenio con la cadena de tiendas Extra del Grupo Modelo para que sus usuarios puedan recargar sus saldos.

La compañía tiene ya mil puntos de venta en todo el país.



PUBLICIDAD