aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




En la Línea | Félix Fuentes

El asunto Cassez exhibe a ministros de la Corte; ¿quién es Ortiz Mena?

Se enorgullece Félix Fuentes de ser reportero porque esta profesión, afirma, permite conocer al ser humano en sus grandezas y miserias. Tras ...

Más de Félix Fuentes


Martes 29 de enero de 2013

De pronto se arrogó México el privilegio de paladín de los Derechos Humanos mediante la libertad de la aventurera y secuestradora Florence Cassez. No con ello serán olvidados los secuestros, homicidios y violaciones practicados por militares, marinos y policías en la “guerra” fallida de Felipe Calderón.

Esa práctica humanista fue impuesta a nuestro país por Estados Unidos en 1989-1990, como condición para pactar el Tratado de Libre Comercio con ese país y Canadá. Pero los “primos” son los primeros violadores de la misma y lo demuestran sus matanzas en Iraq y Afganistán, así como los contrabandos de armas de “rápido y furioso” a nuestro país.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha perdido autoridad y dignidad porque en sus fallos olvida los derechos humanos, y ahora le dieron validez tres de sus miembros al liberar a Cassez, un fallo de vergüenza nacional. Falso que la hayan declarado inocente.

Esa decisión de la Corte fue preparada con antelación. Así lo indican los manejos de los ministros Arturo Zaldívar y Olga Sánchez Cordero, a quienes se agregó el nuevo togado, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena.

La conducta de ellos revela como son sometidos los ministros desde fuera. En calidad de primer ponente del caso Cassez, Zaldívar elaboró un proyecto de amparo “liso y llano”, por violación de derechos humanos a ella, a causa del montaje televisivo de Genaro García Luna, cuando éste fue titular de la AFI.

Fracasó ese primer intento de libertad porque otro ministro, Cossío Díaz, propuso un amparo “para efectos”, o sea, regresar el expediente a un Primer Tribunal Unitario -rasurado de testimonios contra Cassez- y dictar otra sentencia.

Fueron evidentes las presiones de Felipe Calderón para no borrar la sentencia de 60 años de Cassez porque significaba un revés y la caída de su funcionario favorito, García Luna, quien detuvo a la banda de Los Zodiaco en diciembre de 2005 y a la francesa se le relacionó con tres secuestros y un homicidio.

Calderón presionó a Zaldívar, a fin de que desistiera de su amparo. Le envió al senador Gil Zuarth, a su consejero jurídico Miguel Alessio Robles y a otros funcionarios. Incluso preguntó el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, a Zaldívar sobre el caso ABC: “¿para eso te pusimos?”.

Calderón había tenido un desencuentro con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y al dejar el poder ambos cambió el panorama. El asunto de la secuestradora pasó a manos de la ministra Sánchez Cordero, quien elaboró un proyecto similar al de Zaldívar, para enviarlo al Tribunal Unitario y dar lugar a la sentencia de libertad.

Eso ya no fue necesario porque el recién llegado a la SCJN, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, expresó a la ministra Sánchez su disposición de votar por el amparo “liso y llano”. Ella, sin ningún recato ante cuantos la vieron, sacó de su escritorio un escrito en el cual tenía anotada la libertad inmediata de la francesa. Por supuesto, Zaldívar no se hizo de rogar.

Casualmente, Cassez y su señora madre ya tenían lugares en primera clase, con cómodos camas, en vuelo de Air France de esa tarde a París. Cada boleto cuesta más de 30 mil pesos y, al descender en el aeropuerto Charles de Gaulle, la secuestradora fue recibida como heroína por el ministro del exterior Laurent Fabius. El fin de la gran farsa.

La secuela del caso Cassez en la Corte y el viaje a París revelan el arreglo, de escarnio para México. Quedó claro el manejo de ministros de la Corte o cómo ellos se convierten en marionetas, por voluntad propia.

De entre miles de casos de derechos humanos violados está el de Edgard Valdez “La Barbie”. Se moría de risa ante las cámaras y durante horas fue interrogado por una voz femenina de la PGR. Él tiene nacionalidad estadounidense y no lo asistió ningún cónsul de su país. ¿Por qué no lo han dejado libre?

¿Y quién es Gutiérrez Ortiz Mena? Pues fungió como titular del Servicio de Administración Tributaria (SAT) desde 2008 y este organismo afina reglas en estos días para condonar hasta 80% de 500 mil millones de pesos no pagados por empresas y personas físicas de 2006 para atrás. Son los manejos en este país de las maravillas.



PUBLICIDAD