aviso-oportuno.com.mx

Suscríbase por internet o llame al 5237-0800




Bajo Reserva | Periodistas EL UNIVERSAL

La fiesta de Ebrard

Bajo reserva es elaborada con aportaciones de periodistas y colaboradores de EL UNIVERSAL previamente verificadas. ...





COLUMNAS ANTERIORES

Escucha al autor
Lunes 17 de septiembre de 2012

PRIMERO va a cumplir con el ritual, con la entrega de su último Informe de Gobierno a la Asamblea Legislativa del DF, evento programado para este lunes. Posteriormente, el jefe de gobierno de la ciudad de México, Marcelo Ebrard, tiene preparado un festejo menos acartonado, mucho más suelto, para despedirse de los habitantes de la metrópoli. Don Marcelo presentará el martes un informe-fiesta en el Auditorio Nacional. Claro, no faltará un buen mariachi para agasajar a sus invitados especiales. Es el comienzo de los festejos por la despedida. Después, buscará construir su candidatura para las elecciones presidenciales de 2018.

 

EL PLAN de Andrés Manuel López Obrador de crear un partido político, bajo el paraguas de su movimiento social denominado Morena, no significa que vaya a arriar la bandera del fraude electoral que izó en la campaña por la Presidencia. No, tampoco va a reconocer el triunfo del ahora presidente electo Enrique Peña Nieto. El ex candidato presidencial de las izquierdas revisa la documentación para definir el juicio político contra los consejeros del Instituto Federal Electoral y, por si fuera poco, llevar una demanda ante las instancias internacionales. El diputado de Movimiento Ciudadano Ricardo Monreal se hace cargo del andamiaje legal, nos comentan.

 

A TODO vapor está la negociación para el reparto de las comisiones entre los líderes parlamentarios en San Lázaro. Han abierto un juego de poder, donde las posiciones más solicitadas suben el costo. La lógica es que, por ejemplo, la Comisión de Presupuesto, la joya de la corona, es una carta de negociación para la entrega de otras de menos importancia. Por lo pronto, algunos de los prospectos para la de Relaciones Exteriores hasta se atreven a delinear cómo se debe conducir la Cancillería mexicana. Por ahí andan el priísta Javier Treviño Cantú, quien colaboró en el servicio exterior, y el petista Jaime Bonilla Valdez, empresario fronterizo que defiende los principios internacionales de la Constitución.

 

EN SU ÚLTIMO desfile del 16 de septiembre como Presidente de la república, Felipe Calderón no desaprovechó el momento para despedirse desde el balcón con la mano izquierda en alto, y luego con las dos, de las personas que acudieron a presenciar la parada militar. En varias ocasiones, por lo menos tres, dejó su lugar y en una de ellas incluso fue a otro balcón donde se encontraba José González Morfín, vicepresidente de la Cámara de Diputados, con quien conversó al menos 10 minutos, justo cuando pasaban las Fuerzas Especiales del Ejército. Ya en el vehículo con los secretarios de la Defensa y de Marina, agitaba una y otra vez su brazo, como dándole las gracias a los mexicanos.

 

Y HABLANDO DE fervor patriótico, el ex presidente Vicente Fox estuvo en Los Ángeles para participar en un programa televisivo, en el cual recordó su experiencia en la conmemoración de la Independencia durante su sexenio. Por cierto, dio a conocer que cuando rindió protesta muchos no se dieron cuenta, pero acariciaba una y otra vez el escudo de la banda que le impusieron “porque quería demostrar cariño, amor y la dedicación que pondría” en su encargo. Ya encarrilado, aprovechó para decirle a Andrés Manuel López Obrador que agarre su rumbo en el sentido que sea y “deje ya de perjudicar a México”.



PUBLICIDAD